El encuentro se dio luego de una renegociación de las condiciones.


El presidente Alberto Fernández mantuvo este lunes una videoconferencia con las principales figuras parlamentarias de Juntos por el Cambio, a quienes les indicó que su gobierno cuenta con un plan post pandemia aunque no lo detalló ni realizó ningún anuncio concreto al respecto. La coalición opositora, a su vez, pidió trabajar en conjunto por la concordia institucional y le formuló diversos reclamos. De un lado y del otro se lanzaron reproches y momentos de diálogo áspero.

El mandatario, que estuvo acompañado en Olivos por el presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa, y el jefe de bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, les expresó su disgusto por el comunicado de Juntos por el Cambio de la semana pasada, en que la coalición calificó a la muerte Fabián Gutiérrez, exsecretario privado de Cristina Kirchner, de crimen de gravedad institucional.

Testigos de la reunión indicaron a Vía País que el Presidente se manifestó dolido por el contenido de ese comunicado, firmado por los presidentes de los tres partidos que integran la alianza —Alfredo Cornejo, de la UCR; Patricia Bullrich, del PRO, y Maximiliano Ferraro, de la Coalición Cívica-ARI—, y pareció distinguir entre ese espacio a los duros de los dialoguistas.

En este sentido, Fernández atribuyó directamente a Juntos por el Cambio la organización de las marchas en contra de la cuarentena contra la pandemia y les indicó que cada movilización supone el riesgo sanitario de que aumenten los casos de Covid-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus.

Al término del encuentro senadora cordobesa Laura Rodríguez Machado (PRO) dijo a Vía País que al jefe de Estado le plantearon que “es necesario diálogo sincero, pero a la vez permanente”.

“Le expresamos que desde nuestro espacio siempre hemos manifestado apoyo en cuestiones fundamentales pero, también, que propiciar la no división y la tolerancia democrática es una responsabilidad de todos, sobre todo de los que gobiernan”, dijo la legisladora nacional por Córdoba.

Fernández, a su vez, resaltó que la de este lunes fue la “tercera reunión” que mantiene con referentes de la oposición y que durante el Gobierno de su antecesor, Mauricio Macri, no se convocó a la Casa Rosada a los referentes del entonces principal espacio de la oposición, el Frente para la Victoria-PJ.

Al término del encuentro, el jefe del interbloque Juntos por el Cambio de diputados, Mario Negri, dijo en Twitter que le manifestó a Fernández que “es imperioso que se respete la división de poderes”, porque “eso va a dar más robustez a la democracia”.

(Twitter: @marioraulnegri)

“Cada uno debe hacerse cargo del pasado que tiene, esta es la única forma de dejar la tensión permanente y evitar el default político”, dijo el radical cordobés.

Reclamos y advertencias

Según pudo saber Vía País, durante la conversación, que duró alrededor de una hora y media, el senador radical por la Capital Federal Martín Lousteau planteó la necesidad de discutir sobre el escenario post pandemia, que según sus cálculos dejará a una Argentina con una pobreza rondando el 50 por ciento y una desocupación que ineluctablemente seguirá creciendo por encima de los dos dígitos.

A su vez, Cornejo realizó una evaluación de los proyectos que la oposición tiene sobre la reactivación productiva del país y que, según señaló, no fueron tenidos en cuenta por el oficialismo en el Congreso.

Una cuestión de especial interés remarcada por Juntos por el Cambio fue el reparto de los recursos fiscales, por el temor a que los distritos gobernados por la alianza opositora (Jujuy, Mendoza, Corrientes y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) no reciban el mismo trato que los gobernados por el oficialismo.

La relación con Cristina

El jefe del bloque de senadores de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, fue, a su vez, el encargado de reclamar “el funcionamiento armónico del Congreso, tanto en el Senado como en Diputados”.

Aunque fue formulado a Fernández, el planteo tuvo otra destinataria: Cristina Fernández de Kirchner.

La vicepresidenta de la Nación no participó de la videconferencia, pese a ser la presidenta del Senado y a que sí lo hizo Massa, como presidente de la Cámara Baja.

Juntos por el Cambio viene cuestionando las formas de conducir la Cámara Alta. En particular, critican que durante las sesiones a distancia se hayan tratado proyectos que nada tenían que ver con la pandemia ni con propuestas del Poder Ejecutivo, que es justamente el acuerdo al que habían llegado para poder sesionar y votar leyes de manera remota.

Además, la acusaron de haber apagado los micrófonos y dar por finalizada una sesión virtual cuando querían plantearle que la votación a un proyecto de ley del senador neuquino Oscar Parrilli a su criterio no era válida porque no había reunido los dos tercios de los votos que exigía el reglamento.

Pero no todos fueron reclamos, según hicieron saber: los legisladores de Juntos por el Cambio también le expresaron al Presidente el “acompañamiento” de la coalición a la “renegociación de la deuda para evitar caer en default”.

Participantes

Además de Negri, Rodríguez Machado, Cornejo, Lousteau y Naidenoff estuvieron el vicepresidente primero de la Cámara Baja, Álvaro González, del PRO, y el jefe del bloque de diputados de ese partido, Cristian Ritondo.

Por el oficialismo, además del Presidente, Massa y Máximo Kirchner, estuvieron la senadora mendocina Anabel Fernández Sagasti, la principal espada parlamentaria del kirchnerismo duro, entre otros.

No estuvieron representantes de la Coalición Cívica-ARI. El presidente del partido de Elisa Carrió y jefe del bloque de diputados, Maximiliano Ferraro, rechazó la invitación. Hicieron saber que para ellos el diálogo debió ser en el Congreso e insistieron en que Santiago Cafiero concurra a la Cámara Baja a exponer su informe de gestión, tal como le ordena la Constitución Nacional al jefe de Gabinete de Ministros.

El encuentro virtual se produjo después de que Juntos por el Cambio le pidiera a Fernández excluir de la audiencia al resto de la oposición.

Lo hicieron porque consideran no solo que hay una diferencia grande en cantidad de bancas entre unos y otros sino porque algunos bloques del resto de la oposición suelen acompañar al oficialismo en las votaciones y otros, como los trotskistas, se oponen directamente al capitalismo y, por lo tanto, es imposible llegar a consensos básicos con ellos, según planteó Cornejo.

En efecto, Juntos por el Cambio tiene el 45 por ciento de las bancas en Diputados y el 34 por ciento de las del Senado. En total son 145 legisladores nacionales, 116 diputados y 25 Senadores.

Fernández, por eso, tenía previsto realizar otra videoconferencia con el resto de los opositores, inmediatamente después de la que mantuvo con los legisladores nacionales de Juntos por el Cambio.




Comentarios