El senador quiso separar los hechos de la sociedad de los intereses económicos de algunos grupos.


El senador Oscar Parrilli, muy cercano a la vicepresidenta, propuso un cambio en el proyecto de reforma judicial que se discute en estos días: sugirió incluir una cláusula de “presiones mediáticas”, que apunta a condicionar al periodismo.

Es necesario explícitamente hablar de los poderes mediáticos“, sostuvo el exdirector de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el tratamiento de la reforma judicial en plenario de comisiones del Senado.

Según la propuesta de Parrilli, los jueces estarían obligados a denunciar presiones de parte de los medios de comunicación, en el caso de que se sientan condicionados. El senador dijo también que vio “algunas luces amarillas” y se refirió a dos incisos del artículo 70.

Sobre el inciso “E”, que establece que los jueces deben comunicar al Consejo de la Magistratura “cualquier intento de influencia en sus decisiones y solicitar las medidas necesarias para su resguardo”, consideró que en los últimos años se vio “cómo periodistas denostaban e incluso alentaban a salir a escrachar y denigrar a funcionarios judiciales porque no hacían lo que ese medio pretendía con determinada causa”.

Por eso, él quiere agregar la palabra “mediáticas” para definir estas presiones.

Luego, habló sobre el inciso “F”, que plantea que los jueces deben “evitar que el clamor público y el miedo a la crítica incidan en sus decisiones” y que “en ningún caso deberán actuar en base a consideraciones de popularidad, notoriedad u otras motivaciones impropias”.

Parrilli dijo que teme que el clamor público sea “el de los medios masivos y que en función de eso se tome esto como un hecho de la sociedad, cuando no es de ahí, sino que hay determinados intereses económicos que usan los medios para presionar a los jueces”.

Además, dijo que la Justicia debe garantizar “la presunción de inocencia, la garantía del debido proceso, la defensa de un juicio y también que las personas no sean juzgadas por un solo juez, sino que lo hagan varios jueces”.

“Durante los últimos cuatro años, al menos, y seguramente mucho antes en la Justicia argentina, estos hechos no ocurrieron para muchos argentinos”, cerró.




Comentarios