La curva de contagios por Covid 19 en el conurbano bonaerense viene en sostenido ascenso marcando récords diarios.


“Estamos en alerta porque todos los días tenemos más ingresos que egresos, ya lo dijimos hace unas semanas: entre mediados y finales de agosto, la cantidad (y demanda) de camas de terapia intensiva en el AMBA iba a hacer tal, que no va a ser fácil conseguir una”, dijo este viernes el viceministro de Salud bonaerense Nicolás Kreplak.

La curva de contagios por Covid 19 en el conurbano bonaerense (y también en la Ciudad de Buenos Aires) viene en sostenido ascenso marcando récords diarios. El último parte confirmó a la Región Metropolitana como el principal foco de la pandemia en el territorio nacional: sobre un total de 7482 contagios, 5200 correspondieron a la provincia de Buenos Aires y 1237 a la Capital Federal. Solo cuatro provincias no registraron casos (Catamarca, Formosa, Misiones y San Juan). Son 170 muertos, récord desde el inicio de la pandemia.

“Estamos en un momento muy complicado. Hace mucho que venimos logrando que la velocidad de ascenso de los casos no sea vertiginosa, pero tampoco logramos nunca que no deje de subir; toda lectura sobre mesetas que duran cuatro días es una mala lectura epidemiológica y seguimos en una curva ascendente”, asumió el viceministro Kreplak.

(EFE/ Juan Ignacio Roncoroni)

De acuerdo a información oficial, en el Gran Buenos Aires se está en un 64,22 por ciento de ocupación de las camas de cuidados intensivos del sistema hospitalario, considerando los establecimientos municipales, provinciales, nacionales y del sector público.

De las 2.932 camas de cuidados intensivos que hay en el conurbano bonaerense, 1.883 están ocupadas: un 64,22 por ciento. De las 2.557 camas de cuidados intermedios la ocupación es del 64,5% y de las 12.707 de camas de cuidados mínimos el uso es del 59,43%.

El ministerio de Salud bonaerense informó la existencia de 33.628 camas totales, sumando los sectores público y privado de toda la provincia. En el interior bonaerense, salvo algunos focos, está controlada el sistema sanitario.

“Hay poca capacidad de camas y una gran afluencia de pacientes contagiados”, dijeron desde el gobierno bonaerense. Se marcó la necesidad de “reducir la vinculación de las personas”, y se admitió que de continuar este ritmo de contagios “van a empezar a faltar camas en pocos días”.

Recientemente se modificó el criterio para determinar los casos positivos, y ahora se considera “contagiado”, sin la constatación del hisopado, a quienes manifiesten síntomas dentro de una familia donde un integrante tiene coronavirus.

“En una familia de cuatro personas, si uno es positivo y a los dos días otro miembro de esa familia también tiene síntomas, la posibilidad de tener coronavirus es tan alta que hacer el testeo de PCR no tiene sentido”, explicó Kreplak.

(EFE/ Juan Ignacio Roncoroni)

El funcionario aclaró que este nuevo concepto no implica que las personas se “autodiagnostiquen” sino que “deben comunicarse al 148” y tomar las mismas medidas de aislamiento prescriptas para el integrante al que le dio positivo el test de coronavirus. “Queremos usar el testeo para personas que tengan menos posibilidades de tener, para discernir al que es positivo del que no es”, se explicó. Este nuevo criterio no es usado por el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En los últimos dos meses, en la provincia de Buenos Aires los test pasaron de 2.000 a 9.000. Los funcionarios del área de salud bonaerenses creen que desde el punto de vista sanitario “deberían cerrarse más actividades”, aunque se reconoció la complejidad de la situación social y económica.

Circulación del virus en el país

La Secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, reconoció que un aumento de la circulación del virus en todo el país.

“El 7 de enero el 100 por ciento de la población era susceptible (de contagiarse). Y hoy, con los números que tenemos, aun contemplando que muchos no hayan sido detectados, hay un gran porcentaje de la población que sigue siendo susceptible”, dijo la funcionaria.

La funcionaria habló de “tensión” en los sistemas sanitarios porteño y bonaerense, pero también usó la misma expresión para referirse al departamento de General Roca (Río Negro), la ciudad de Río Gallegos, y la provincia de Jujuy. “Son los lugares donde ha aumentado muy rápido el número de casos y también las personas en terapia intensiva”. En Córdoba, Rosario y Mendoza, dijo, también “aumentó mucho” el número de contagios, pero explicó que “el sistema de salud es más robusto para dar respuesta”.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.


En esta nota:

Salud Coronavirus


Comentarios