Tienen como vecinos a varios famosos como Ellen DeGeneres y Oprah Winfrey, se supo que el príncipe Carlos los ayudó a pagarla.


Desde que explotó la noticia sobre el cambio de vida de Meghan Markle y especialmente la del príncipe Harry, a un estilo más normal y lejos de la Casa Real Británica, el mundo entero esperaba conocer su nuevo hogar.

Desde la llegada de los duques de Sussex a Estados Unidos, la casa del actor Tyler Perry en Los Ángeles, valorada en 16 millones de euros, les ofrecía todo lo que estaban buscando para vivir, pero lo cierto es que al final no era suya y ya llegó el momento de conocer su nueva casa en Santa Bárbara, California.

Los duques de Sussex junto al pequeño Archie (web)

“Se han instalado en la tranquila privacidad de su comunidad desde su llegada y esperan que esto sea respetado por sus vecinos”, contó una fuente cercana a Page Six. Al parecer, el matrimonio y su pequeño hijo, Archie, ya llevarían seis semanas instalados en su nuevo hogar.

“Ha sido un momento muy especial para ellos como pareja y como familia. Han tenido privacidad por primera vez desde que llegaron a Estados Unidos. Tienen la intención de echar raíces en esta casa y en esta comunidad, que tiene una privacidad considerable. Aquí es donde quieren criar a Archie, donde esperan que pueda tener una vida lo más normal posible”, aseguró la misma fuente.

Oprha Winfrey mantiene una relación cercana con Markle, ella fue invitada a la boda real (web)

La nueva residencia elegida por los ex Royals se ubica en una zona de alta privacidad, con vecinos a como Ellen DeGeneres y Oprah Winfrey. Al parecer, la zona está de moda: la actriz Gwyneth Paltrow también está construyéndose una casa allí.

Sobre la mansión se sabe que durante meses, la pareja estuvo visitando residencias y, en concreto, se han mostrado interesados en una propiedad que pertenece al actor Mel Gibson y por la que estuvieron dispuestos a pagar 14 millones de dólares.

Frogmore Cottage es una casa en los terrenos de Frogmore House, construida en 1801.(Instagram/@sussexroyal)

Todavía no hay imágenes de la casa, pero según analizan los especialistas, los duques no buscaban una mansión excéntrica sino una con características de hogar familiar pero sin perder el lujo y las comodidades, algo del estilo de Frogmore Cottage, la mansión en la que vivieron casi dos años en el Reino Unido.

La mayoría de las propiedades en Santa Bárbara cuestan entre 19 millones y 20 millones de dólares según los agentes inmobiliarios en los EE. UU. La zona tiene un estilo mediterráneo neocolonial debido a la herencia que dejaron los fundadores de origen español.




Comentarios