El ganador de la Bota de Oro se mostró muy contento por el logro y por haber superado al argentino y al portugués.


El 2020 no será un año más en la vida de Ciro Immobile. La conquista de la Bota de Oro es un reconocimiento al talento y esfuerzo del artillero italiano, y, además, tiene el valor agregado de haberse gestado en tiempos de la hegemonía goleadora de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

“Rompí un hechizo, interrumpí el dúo Messi-Cristiano. Por eso agradecí al equipo, era lo mínimo que podía hacer”, declaró el delantero de Lazio en una charla con Corriere dello Sport. Y agregó: “Es loco que yo esté delante de Ronaldo y Lewandowski; si releo el cuadro de honor de los últimos años casi no lo creo: Messi, Messi, Suárez, Ronaldo, Ronaldo, Messi, Messi, Ronaldo, Messi… “.

Además, Immobile, quien anotó 36 goles en 37 partidos disputados en la Serie A, estuvo al filo de quebrar la marca de Gonzalo Higuaín, quien también marcó 36 con Napoli en la temporada 2015/16. “Hice lo que tenía que hacer. Si no me hubiera comportado así, no habría alcanzado la cifra récord. En el vestuario, el equilibrio prevalece sobre el resto. Son hilos muy finos y nunca deben romperse. El fútbol es un juego colectivo, en el transcurso de una temporada hay muchos momentos en los que necesitas a tus compañeros”, confesó el atacante.

Por último, a sus 30 años, se refirió a su futuro y dejó en claro su postura: “Estoy esperando que me llamen. Me propongo atarme a la Lazio para siempre“.

Fuente: Noticias Fútbol Internacional




Comentarios