El convocante es el radical Luis Brandoni. Patricia Bullrich, presidenta del PRO, confirmó su asistencia.


El macrismo puso en marcha la convocatoria a lo que será la cuarta marcha contra el Gobierno de Alberto Fernández en menos de tres meses y cuando aún no se han liberado todas las restricciones de circulación que se pusieron en vigencia con la cuarentena decretada por el Gobierno nacional contra la pandemia de Covid-19.

La nueva marcha será el 17 de agosto, día que será feriado por la conmemoración del paso a la inmortalidad del General José de San Martín. El objetivo opositor es que haya grandes concentraciones en el Obelisco porteño y en plazas y calles de todo el país. Es una “convocatoria en favor de la Constitución y el respeto de la libertad”, dicen.

Quien oficia de vocero convocante en esta oportunidad es el actor y ex diputado nacional por la Unión Cívica Radical, Luis Brandoni. Del evento participará Patricia Bullrich, presiente del PRO, el partido que fundó en Buenos Aires el ahora ex presidente Mauricio Macri. Y se espera la participación de otros dirigentes del espacio.

Un año atrás, el mismo tándem Brandoni-Bullrich había oficiado de convocante de la “Marcha por la República”, que se desarrolló el 24 de agosto de 2019, en apoyo al presidente Macri. Unos días antes, el 11, el entonces jefe de Estado había sufrido una dura derrota electoral en las primarias a manos de la dupla Alberto Fernández-Cristina Kirchner.

Ahora, en un video que fue viralizado en las redes sociales, Brandoni llama a una nueva marcha. “Hola, vamos a hacernos oír otra vez. Cumpliendo todos los protocolos que hay que respetar salgamos a manifestar nuestra oposición a cualquier intento de atropellar las instituciones fundamentales de la democracia reublicana”.

Según el actor, el llamado es “en homenaje al General San Martín y por la Argentina”. Por eso pide: “Salgamos con nuestra bandera y nuestras voces a todas las calles del país. Nos van a escuchar”. Y concluye: “Viva la Patria, eh”. Luego, en declaraciones a la prensa, explicó que su pronunciamiento es contra la reforma judicial que intenta el Gobierno.

El actor opinó en declaraciones radiales que Fernández y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, “hicieron todo lo que pudieron” para frenar el avance del coronavirus en los últimos meses. Pero se quejó de “las disputas de orden político que aparecen en medio de este lío”. Y agregó: “Esta marcha es por la libertad, por el respeto de la Constitución Nacional y por el principio de legalidad. No tiene otro propósito”.

La marcha genera duros cuestionamientos en el Gobierno. Tanto en la Casa Rosada como en la Quinta de Olivos, donde está trabajando mayoritariamente Fernández, aseguran que es una convocatoria que pondrá en riesgo a mucha gente, por la posibilidad de que se generen brotes de Covid-19. Y señalan que la reforma judicial será discutida en el Congreso, donde la oposición tiene su representación.

El miércoles, durante el anuncio de fabricación de la vacuna contra el Covid-19 en Argentina, Fernández fue consultado. “Creo que están equivocados y que no están midiendo las cosas como corresponden”, dijo y advirtió del “peligro de amplificar la pandemia”. Por ello, les pidió a Brandoni, Bullrich y el resto de Juntos por el Cambio “que hablen con el gobernador de Jujuy (Gerardo Morales) que puso todo el esfuerzo para que esto no pase”.

El 20 de junio a las 21:44, cuando la marcha opositora había finalizado, Fernández hizo una publicación en Twitter, con el fragmento de un discurso de Raúl Alfonsín. “Cuando me preguntan cómo estoy y si pienso aflojar, miro este video del padre de la democracia y reafirmo mis convicciones. Por los que sufren, por los que esperan, por la gente que confía en nosotros y por la salud de la República seguiremos marchando. Juntos. Siempre”, escribió.

Así, se desarrollará la cuarta manifestación convocada contra el Gobierno. El 30 de mayo tuvo lugar la “marcha contra la infectadura”. El 20 de junio fue el “banderazo opositor”, en el que miles de personas marcharon contra la cuarentena y el beneficio de prisión domiciliaria de Lázaro Báez, que finalmente aún no se concretó. Y el 9 de julio hubo otro banderazo, con Vicentin y el ahora extinto interés del Gobierno por intervenir la empresa.

Hubo otras marchas pero de menor repercusión como la del 6 de junio en el Obelisco, cuando se concentraron comerciantes y algunos militantes opositores para exigir el levantamiento de la cuarentena.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.


En esta nota:

Politica


Comentarios