El exministro de Economía cuestionó las recientes restricciones cambiarias y advirtió sobre un posible fogonazo inflacionario.


“Si no hay un plan creíble, el dólar va a ser un barrilete”. Ese fue el planteo del exministro de Economía Hernán Lacunza al referirse al nuevo cepo al dólar. También, alertó sobre un “fogonazo inflacionario”.

Lacunza había puesto el cepo a la divisa estadounidense sobre el final de la gestión de Mauricio Macri y no se mostró arrepentido de la medida. “Volvería a ponerlo”, afirmó. Pero agregó que “el cepo es una anormalidad, es una medida de emergencia. Y no es gratis, tiene mucho daño colateral”.

“Hoy no hubiera tomado la decisión de la semana pasada. Es una combinación de cepo, un poco de devaluación y un poco de desdoblamiento. Se bajó el cupo, un racionamiento vía cantidad. El dólar ahorro se debe pagar 135 pesos ahora, un racionamiento vía precio. Y las empresas que tienen que pagar deudas en el exterior le dieron un dólar a 110″, consideró en el programa “Verdad / Consecuencia”.

Y agregó: “Estamos todo el tiempo debatiendo reformas estructurales, las procrastinamos. El tema del dólar es porque tenemos déficit fiscal y venimos financiándolo con emisión. Sobran pesos. Y con ese exceso de pesos vamos a bienes activos o a dólares“.

Sobre las medidas económicas del Gobierno de Alberto Fernández, Lacunza fue contudente: “No creo que no tenga un plan, me parece que es algo peor: me parece que tiene dos”.

“Es como tener un plan para días pares y otro para días impares. A veces doy señales al futuro de consistencia: acuerdo con bonistas, diálogo con FMI, bajar déficit. Otras veces quiero expropiar Vicentin, hago norma de telecomunicaciones… Todos los ahorristas, sobre todo los más sofisticados, ven ese plan que tiene más días impares que pares”, analizó.

Por último, el exministro se refirió al impuesto a la riqueza: “Estoy en contra de impuesto a la riqueza. Es destruir la inversión. Y para salir de la pandemia, la solución me la va a dar el sector privado”.




Comentarios