El divertido viral recrea una de las tantas situaciones que viven los padres y sus hijos en medio de la cuarentena.


En Argentina, los chicos llevan más de medio año sin ir a la escuela. La pandemia de coronavirus obligó a que las clases se den de manera virtual, con el resto de la familia como guía, cumpliendo todos el rol de compañeros y también un poco -o mucho- de maestros.

Quizás en un principio los padres consideraron positiva la posibilidad de pasar más tiempo con sus hijos en la casa, compartiendo tareas que no habían compartido antes, y que podría generar un fortalecimiento de los vínculos.

Pero la superposición de tareas de quienes trabajan, quizás estudian, realizan los quehaceres del hogar, cuidan todo el día de los niños y además asisten a clases con ellos, sumada a los pocos momentos de descanso con los que cuentan, puede ser un desafío realmente agotador.

Video viral (Foto: captura)

Esto quedó claramente reflejado en un video que se volvió viral en WhatsApp, donde una madre y su hija, Joaqui, están frente a la computadora, listas para llevar adelante alguna manualidad que implica contar con diez tubos de cartón, de los que vienen dentro de los rollos de papel higiénico.

En el inicio, juntas cuentan los tubos y al notar que falta uno, la mujer le pide al padre que se lo alcance. Nacho aparece vestido de oficina de la cintura para arriba, pero en pijama de la cintura para abajo, algo muy común en estos tiempos de homeoffice, calls y zoom. El hombre deja un rollo con lo poco que queda de papel y se va a seguir trabajando.

​En ese momento, se escucha la voz de la maestra, que luego de saludar pregunta: “¿Estás preparada? Hoy vamos a hacer el bingo animal, ¿trajiste la hoja con el bingo armado”. Inmediatamente, el rostro de la madre se desdibuja, y le muestra a la docente que tiene “los diez rollitos”, pero la maestra aclara que “lo de los rollitos fue el lunes pasado”.

“Nacho! Traeme una hoja, armate ya el bingo”, grita la mujer, y el hombre vuelve a aparecer para intentar remontar la confusa situación. Mientras la docente les cuenta que había mandado las instrucciones una semana atrás, la pareja improvisa un bingo de animales con “un chancho, un perro, un colibrí…”, y la mujer revolea los rollos que no sirven para nada.

Con humor, esta parodia refleja lo que vivieron y siguen viviendo miles de familias, que sin dudas celebrarán a lo grande el día que los chicos puedan regresar, por fin, a las aulas.​


En esta nota:

Entretenimiento


Comentarios