El ex presidente está acusado de los crímenes de corrupción y lavado de dinero.


Un tribunal brasileño aumentó hoy la condena del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva a 12 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero, luego de rechazar en segunda instancia por unanimidad (3-0) una apelación para anular la primera sentencia del año pasado.

Hay prueba, encima de lo razonable, de que Lula fue uno de los articuladores, si no el principal, de la trama de corrupción” que operó en la estatal Petrobras, afirmó Joao Gebran Neto, el primero de los tres jueces en hablar.

El juez Leando Paulsen, presidente de la octava sala del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, coincidió con Gebran Neto, y fue uno de los que pidió que la condena sea incrementada a 12 años de cárcel. 

“Estoy extremadamente tranquilo y con la conciencia de que no cometí ningún crimen. La única cosa correcta que pude ocurrir es que digan que (el juez Sérgio) Moro se equivocó”, había dicho Lula en Sao Paulo.

Lula, sin embargo, no pasará previsiblemente a cumplir la pena hasta que sus abogados agoten todos los recursos, que pueden llevar el caso hasta el Tribunal Supremo en los próximos meses. Tampoco está claro en qué momento podría concretarse su inhabilitación política.




Comentarios