El argentino le había hecho una tapa memorable que dejó al jugador de los Houston Rockets con la sangre en el ojo.


James Harden es uno de los mejores jugadores de la actualidad, pero Manu Ginóbili le quitó -aunque sea por unos instantes- el halo de divinidad con una soberbia tapa al estadounidense para que San Antonio Spurs se lleve la victoria ante los Houston Rockets.

Sin embargo, Harden tuvo una noche brillante y lideró a los suyos para imponerse por 102 a 91 ante San Antonio Spurs. Además, se pudo tomar revancha del argentino por aquella tapa que lo dejó en ridículo: anotó un triple frente a Ginóbili y lo celebró con un provocativo baile.

Además, La Barba desplegó todo su repertorio al aportar, en 36 minutos, 28 puntos, dos rebotes, 11 asistencias, un robo y dos bloqueos.

Por su parte, Manu aportó, en sus 20 minutos, cinco puntos y tres asistencias.




Comentarios