También estuvo presente el ex presidente Eduardo Duhalde.


La CGT celebró el Día del trabajador en su sede porteña de la calle Azopardo, donde Héctor Daer, en representación del triunvirato de conduccción, estuvo acompañado por la ex mandataria brasileña Dilma Rousseff, y al ex presidente Eduardo Duhalde.

​Del acto no participaron los otros dos líderes de la central obrera: Juan Carlos Schmidt (viajó a Curitiba, Brasil, en solidaridad con Lula Da Silva); y Carlos Acuña, por hacer lo propio en Corrientes, en un acto de la CGT local.

Daer fue el primero en hablar, y reclamó por la libertad del ex presidente de Brasil Lula Da Silva, sobre quien pesa un “procedimiento injusto, improcedente e ilegal”, e indicó que desde la CGT “no” tienen “dudas” de que “va a ganar las elecciones” en su país.

Posteriormente, Rousseff afirmó que Lula “estaría muy feliz de estar aquí”, en medio de una ovación y del reclamo colectivo de “Lula Libre”. A su vez, hizo una encendida defensa de las políticas implementadas desde el inicio del mandato de Lula en 2002, por el Partido de los Trabajadores, y reiteró que su destitución como presidenta se debió a “un golpe parlamentario”.

“Libre o en prisión, Lula será el próximo presidente de Brasil; Lula vencerá”, había dicho previamente Rousseff, en la Feria del Libro de Buenos Aires, donde presentó el libro “Lula, la verdad vencerá”.

En tanto, horas antes la ex mandataria de Brasil se reunió con Crisitina Kirchner en Recoleta.




Comentarios