Más allá de lo deportivo, el torneó francés dejó varios bloopers a lo largo de la tercera jornada. 


Roland Garros es uno de los mejores torneos del mundo, en el que, además, de ver tenis de alto voltaje, en las canchas de París ocurrieron varios bloopers.

Este viernes, en el primer turno, el bosnio Damir Dzumhur que enfrentaba a Alexander Zverev, chocó contra un ball boy (alcanza pelotas) que terminó en el suelo. 

El hecho se dio tras un punto que había finalizado y una pelota que quedó volando en el aire. Tanto el alcanza pelotas como Dzumhur intentaron atrapar un tiro desviado, pero nunca se percataron de que ambos iban tras el mismo objetivo. 

El tenista bosnio quedó totalmente estático al ver en el piso al chico, a quien instantáneamente ayudó a levantarse. El niño fue asistido, y minutos después se recuperó del fuerte topetazo. 

Más tarde, en el segundo turno, Novak Djokovic derrotó al español Roberto Bautista Agut demostrando que -de a poco- está regresando a su mejor nivel. Ganó por 6-4, 6-7 (6-8), 7-6 (7-4) y 6-2. El partido le costó tanto que en un pasaje del mismo, el serbio estalló de furia al errar un punto y su raqueta pagó las consecuencias. 

El serbio estalló en furia




Comentarios