Está acusado de frenar una investigación de la AFIP sobre facturas trucas que beneficiaban al empresario.


La Cámara Federal porteña confirmó este miércoles el procesamiento de Ricardo Echegaray, titular de la AFIP entre 2008 y 2015, por encubrir al empresario santacruceño Lázaro Báez. El fallo del Tribunal de Apelaciones confirmó lo dictado en junio pasado por el juez federal Sebastián Casanello.

Tanto Echegaray como el titular de la Dirección General Impositiva de la AFIP, Ángel Toninelli, están procesados por “encubrimiento agravado y violación de los deberes de funcionario público”. Se los acusa de frenar una investigación que comenzó la AFIP luego de detectar que algunas empresas habían emitido facturas truchas “por supuestos servicios prestados” en favor de Austral Construcciones, la principal empresa de Báez.

Al confirmar el procesamiento, los camaristas Pablo Bertuzzi y Mariano Llorens afirmaron que “existen elementos de convicción suficientes para tener por acreditada, con el grado de probabilidad exigido a esta altura de las actuaciones, la existencia del hecho investigado y la responsabilidad endilgada a los imputados”.

Según la resolución judicial, las fiscalizaciones a empresas que facturaban para las firmas de Báez “denotaban la existencia de un fraude tributario mediante la utilización de facturación apócrifa, cuyo beneficiario era presuntamente en forma directa o indirecta, dependiendo del caso, la empresa Austral Construcciones, cuyo accionista mayoritario (95%) es Lázaro Báez”.

Lázaro y Martín Báez, en los tribunales de Comodoro Py. Crédito: Federico López Claro.

“Las irregularidades detectadas […] habrían derivado en la disolución de la Dirección Regional Bahía Blanca”, que estaba a cargo de la investigación, medida que dispuso Echegaray en 2012. De esa manera, las fiscalizaciones pasaron a la nueva División Fiscalización 5, dependiente de Mar del Plata, “lo que provocó que perdieran el curso que venían alcanzando en torno a la afirmación de la existencia de facturas apócrifas por supuestos servicios prestados en favor de Austral Construcciones, de parte de las firmas antes referidas”.

Además, “en ese contexto y luego de la disolución de la Dirección Regional Bahía Blanca, concretamente el 1° de noviembre de 2012, Ángel Toninelli realizó un viaje en un vuelo privado que compartió con su hijo y con Martín Báez, desde el aeropuerto de San Fernando hasta la ciudad de Río Gallegos, ciudad de residencia de Báez y asiento operativo de la firma Austral Construcciones”. Según reveló la investigación, esa aeronave “es propiedad de la firma Top Air S.A., que en su mayoría pertenece a ACSA y era regularmente utilizada por Báez”.

Por su parte, la defensa de Echegaray sostiene que Dirección Regional Bahía Blanca cerró por una “interna gremial” que involucró a todo el país y argumentaron que por este hecho ya fueron sobreseídos por el juez Norberto Oyarbide.




Comentarios