La mujer, de 23 años, fue detenida cuando estaba por entregar a su hija a cambio de 15.000 dólares.


La policía rusa detuvo a una mujer de 23 años que intentó vender a su bebé de una semana de vida por unos 15 mil dólares.

La mujer cayó gracias a compradores falsos que la policía colocó para hacerla caer, ya que le seguían el rastro hace un tiempo, cuando hizo lo mismo con su hija mayor, cuya edad se desconoce.

La detenida es Rasulzhan Kyzy Barnokhon y ella misma dijo que vendía sus hijos porque “los consideraba como un obstáculo para sus salidas con hombres”.

Al ser capturada en Moscú, ​la mujer admitió a la policía que había conocido a un hombre por internet y quería salir con él, pero que primero debía deshacerse de sus hijos porque eran un obstáculo para su vida social.




Comentarios