El jugador habló por primera vez después del empujón a Eduardo Coudet en el Monumental. "Quiero jugar un Mundial, pero haciendo estas cagadas es imposible", se lamentó.


El pasado 10 de febrero en el Estadio Monumental, River le ganaba 2-0 a Racing cuando se vivió una situación inesperada. Cuando faltaban poco más de 20 minutos para que finalice el encuentro, el entrenador de la Academia, Eduardo “Chacho” Coudet, llamó a Ricardo Centurión para ingresar.

Mientras el DT le daba indicaciones al exjugador de Boca, el mediocampista se lo quitó de encima con un manotazo. A raíz de esta actitud, Centurión fue oficialmente separado del plantel. La dirigencia del club decidió que el futbolista no se entrene más con el equipo de Primera y lo bajó a la Reserva.

Empujón de Centurión a Coudet (Twitter)

Un mes después, “Ricky” rompió el silencio en una entrevista exclusiva con TyC Sports, en la que se mostró arrepentido por todo lo sucedido. ​”Chacho no se merecía que yo lo empuje. Me la agarré con el que no debía. Son cosas que se arreglan puertas adentro y me queda como enseñanza”, expresó el jugador.

Centurión confesó que lloró luego de la pelea y que se le cruzó por la cabeza “largar todo, pero no se lo dije a nadie”. Además, afirmó que tiene “un montón de sueños”, pero admitió que debe dejar de cometer errores para poder cumplirlos adentro de una cancha. “Para algunas cosas soy grande y para otras un pendejo boludo. Quiero jugar en las mejores ligas y jugar un Mundial, pero haciendo estas cagadas es imposible”, se lamentó.

Respecto a las repercusiones de la pelea, el jugador contó que hasta su familia se enojó con él y le “dio vuelta la cara como si hubiera matado a alguien”. Ya con la mente en frío, “Ricky” aseguró que le gustaría recomponer las cosas: “Me gustaría hablar cara a cara con Coudet y pedirle perdón mirándolo a los ojos”.

Finalmente, sobre un posible campeonato de su equipo, dijo: “No me sentiría campeón en Racing, más allá de que ayudé mucho. Fui parte, pero no me siento completo, porque soy yo el que lo arruiné”.





Comentarios