El empresario acusado por presunto lavado de 40 millones de dólares superará los tres años de prisión preventiva fijados por la ley, aunque no se trataría del primer caso.


El Tribunal Oral Federal 4 (TOF4) dispuso este viernes la prórroga por ocho meses de la prisión preventiva a Lázaro Báez, en el marco de la causa conocida como “la ruta del dinero K“.

El motivo por el que ordenaron que el empresario detenido continúe privado de su libertad por ocho meses más es debido a que los jueces Guillermo Costable, Gabriela López Iñiguez y Adriana Pallioti consideraron que permanecen vigentes los riesgos procesales que implicaría su libertad.

El empresario patagónico, quien se encuentra detenido desde el 5 de abril de 2016 en la cárcel federal de Ezeiza, fue apresado por el juez Sebastián Casanello ya que consideraba que existía riesgo de entorpecimiento de la causa.

El TOF4 prorrogó en abril del año pasado su detención por un año y, al vencer ese plazo este viernes, los jueces decidieron extender esa prorroga por ocho meses más.

De esta manera, el acusado excederá los tres años de prisión preventiva fijados por la ley, aunque no se trataría del primer caso, si se toma en cuenta a los acusados por delitos de lesa humanidad.

Báez es acusado por presunto lavado de dinero de 40 millones de dólares procedentes de la obra pública durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Por el mismo caso, son juzgados el contador Daniel Pérez Gadín, Jorge Chueco, los cuatro hijos de Báez, Leonardo Fariña y el financista Federico Elaskar.

De esa lista, Martín Baéz y Pérez Gadín acompañan al empresario patagónico en prisión.




Comentarios