"Su hijo será puesto en cuidado permanente con el fin de ser adoptado", sentenció el juez.


Una mujer fue acusada de haberse ido de su hogar durante más de medio día para reunirse con amigos, dejando solo a su hijo de 18 meses.

El hecho ocurrió en abril de 2018 en Gales, Reino Unido, pero se resolvió esta semana en los tribunales del Swansea Court Crown.

La mujer vivía sola con su hijo. Su ex pareja, y padre del niño, tiene una orden de restricción por una causa de violencia de género.

Un grupo de asistentes sociales programaron un encuentro con ella para hacer un seguimiento del caso pero la mujer nunca se presentó. De esta manera decidieron presentarse en la vivienda de sorpresa y encontraron al bebé de 18 meses solo.

Ingresaron al hogar con la ayuda del propietario de la residencia y ahí encontraron, solo y abandonado al pequeño bebé, que dormía en su cuna.

(Archivo)

Estaba muy sucio y le dolía la cola“, explicó la fiscal Catherine Richards. La irritación de la piel del pequeño por pasar tanto tiempo en contacto con sus desechos, ante la falta del cambiado del pañal, lo había lastimado.

No había rastros de la madre“, agregó Ricahards. En la casa encontraron una torta que llevaba el nombre de su ex pareja. El hombre que tenía una restricción perimetral había vuelto a convivir con la madre del menor. Pero ninguno de ellos estaba cuidando al bebé en ese momento.

“Quedó claro que la acusada salió con amigos y su ex pareja y dejó a su hijo solo en casa”, dijo Richards. Efectivamente, esa misma noche la mujer iba en un auto que terminó chocando contra una pared.

Cuando las autoridades llegaron al lugar, la madre del menor intentó huir pero la policía la localizó y la detuvo. Mintió en el interrogatorio y dio detalles falsos de su identidad pero su historia duró poco y horas más tarde se descubrió lo que había hecho.

El abogado defensor de la mujer, explicó: “Ella cometió un grave error de juicio. Ella ha tomado una decisión muy inmadura, egoísta y deplorable“. La mujer admitió su cargo de “crueldad contra un niño menor de 16 años” y su segundo error al “intentar pervertir el curso de la justicia” por mentirle a las autoridades.

Su hijo será puesto en cuidado permanente con el fin de ser adoptado“, sentenció el juez. La mujer fue condenada a 12 meses de prisión en suspenso por dos años, y debe completar una rehabilitación de 25 días.




Comentarios