Reclaman a la obra social que actualice el financiamiento de las sesiones de diálisis de 30.000 pacientes.


Nefrólogos arribarán este jueves a Buenos Aires desde todo el país para manifestarse frente a las oficinas del PAMI en el centro porteño para reclamar la “urgente actualización” en el valor de la sesiones de diálisis y con la advertencia de que hay 30.000 tratamientos en riesgo.

A la protesta se sumarán nefrólogos de Mendoza, Córdoba, Corrientes, Misiones, Santiago del Estero, Santa Fe, toda la Patagonia, San Juan, Salta, Jujuy, Tucumán y la provincia de Buenos Aires.

Así lo señalaron a este medio fuentes de la Confederación de Asociaciones de Diálisis de la República Argentina (Cadra), tras considerar insuficiente el aumento del 6% otorgado por la obra social entre abril y mayo.

Tanto la Cadra -que agrupa a las Asociaciones Regionales del interior- como la Asociación Regional de Diálisis y Trasplantes Renales de Capital Federal y Provincia de Buenos Aires, impulsan esta protesta contra el PAMI.

Los nefrólogos buscarán una reunión con funcionarios del organismo que conduce Sergio Cassinotti. Advertirán allí que la situación financiera del sector es “insostenible” por el impacto que les produjo la devaluación del año pasado, cuando los insumos son en dólares.

(Archivo)

Darío Zapata, presidente de Cadra, informó que el incremento de los costos de distintos rubros como servicios, insumos y recursos humanos durante el año pasado, fueron sensiblemente superiores al aumento oficial de la prestación que no superó el 32 por ciento en el último año.

A modo de ejemplo, indicó que los insumos específicos para el tratamiento (filtros, guías, agujas, soluciones de diálisis, prótesis, medicamentos especiales, eritropoyetina, heparina, entre otros) aumentaron, en promedio el 94%.

En el rubro Retribución del personal, el Ministerio de Trabajo autorizó un aumento del 40,50%, cuando el recurso humano tiene una participación sustancial en la estructura de costo con un 45% del total, dicen los centros de diálisis del país.

En cuanto a aquellos elementos y servicios que están por contrato, a cargo de los centros y son adquiridos a terceros en la plaza local, como laboratorios bioquímicos, mantenimiento y reparaciones de equipos, lavadoras de filtros, accesos vasculares, prótesis vasculares, residuos patógenos, lavado de ropa, colación diaria, seguros varios, alquileres, consumo de agua, electricidad, combustibles varios, fletes de alto impacto y otros, constituyen el 30 por ciento del total del costo y su incremento en el 2018 se elevó al 60 por ciento en promedio.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.




Comentarios