El precandidato presidencial por Unidad Ciudadana se retiró con buen semblante del sanatorio Otamendi y retoma sus actividades en plena campaña electoral. 


Alberto Fernández, precandidato a presidente por Unidad Ciudadana, recibió el alta médica este jueves por la mañana y anunció, entre otras actividades, que durante la presente jornada se reunirá con Sergio Uñac, recientemente reelecto como gobernador de la provincia de San Juan. 

“Estoy muy bien, me voy a mi casa a trabajar”, contó Fernández en la puerta del sanatorio Otamendi ante la posta de prensa que aguardaba su salida. 

Por otro lado, el dirigente kirchnerista aseguró que lo que más desea “es sumar a (Sergio) Massa” a su proyecto político. No obstante, afirmó que “de 1 a 10, la chance está en 5”.

En cuanto a un posible debate presidencial antes de las elecciones, el compañero de fórmula de Cristina Kirchner opinó que “no tiene sentido” participar de esta instancia “con un mentiroso”, en clara referencia al presidente Mauricio Macri. 

Un día antes de recibir el alta, Fernández despejó distintas versiones sobre su salud y aseguró estar “espléndido”. “No tuve ningún embolia pulmonar, siempre estuve en un cuarto normal y no tuve fiebre”, dijo el precandidato presidencial K en una entrevista a Nelson Castro en Radio Continental. “He sido muy transparente desde el primer día sobre mi salud”, explicó Fernández, que negó que haya tratado de “tapar” el tema.

Fernández este miércoles también recibió a Juan Manzur, gobernador de la provincia de Tucumán, y ambos celebraron la “unión del peronismo”.




Comentarios