La ministra de Seguridad dijo que el oficial estaba "protegiendo a los ciudadanos de una situación amenazante".


La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, defendió el accionar del policía que le pegó una patada en el pecho a Jorge Gómez y provocó su muerte.

“El policía lo quiso reducir, no lo quiso matar. Estaba protegiendo a los ciudadanos de una situación amenazante, ese es el marco general que hay que plantear”, afirmó Bullrich este miércoles en conversación con radio La Red.

Este miércoles se difundieron nuevas imágenes que ya fueron incorporadas a la causa judicial. Esta vez, Gómez fue filmado por un pasajero de un colectivo y se lo ve “ido” mientras interrumpe la normal circulación del vehículo con un cuchillo en su mano.

En tanto, la ministra Bullrich se preguntó: “¿Qué pasaba si esa persona mataba a alguien y había un policía al lado?“. Y agregó: “Es una discusión que venimos dando en Argentina. Nosotros decimos que a la policía hay que protegerla cuando cumple su deber”.

En cuanto a las imágenes que se difundieron del momento en que el oficial inspector Esteban Ramírez patea en el pecho a Gómez, Bullrich afirmó que “no se puede solo mirar el video, hay que entender el contexto de una persona que estaba generando una amenaza”.

La situación quedó registrada en una filmación de las cámaras de seguridad de la zona, en la que se ve el momento en que el efectivo de la Policía de la Ciudad le pega la patada a Gómez, de 40 años, quien cae desplomado en la calle. El resultado preliminar de la autopsia determinó que murió como consecuencia de un traumatismo craneoencefálico que sufrió al caer de espaldas sobre el asfalto.

En ese sentido, la funcionaria señaló que “es una situación compleja pero que se entiende en el marco de una situación de agresividad y de conmoción de una persona que podía usar su cuchillo contra cualquier ciudadano o cualquier familia que estaba en el lugar. El cuchillo es una de las armas más peligrosas que puede tener una persona”.

Por último, Bullrich reiteró la necesidad de que las fuerzas de seguridad, en particular la Policía de la Ciudad, tengan armas adecuadas. “En este caso tuvo que usar su cuerpo y tuvo un desenlace lamentable que sin duda no lo buscó. Trató de no acercarse porque todo policía sabe que tiene que estar a 7 metros de una persona con un cuchillo y no sacó su arma de fuego”, concluyó.





Comentarios