Lo estableció la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires.


La Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires instó este miércoles a los jueces a que utilicen los sistemas de videoconferencias instalados en las distintas unidades del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) para tomar declaración a los detenidos, salvo que fuese “estrictamente” necesario mantener un contacto personal con ellos.

La resolución, firmada por el titular de la Corte, Eduardo De Lázzari, establece que “siempre que el magistrado, de oficio o a pedido de parte, no estimará estrictamente necesario ordenar el comparendo del detenido a la sede del Juzgado o Tribunal para mantener contacto personal con el mismo, lo deberá realizar mediante videoconferencia”.

En los considerados de la medida recordó que, “no obstante encontrarse dadas en la actualidad todas las condiciones para implementar el mecanismo, de la presentación efectuada por el Jefe del Servicio Penitenciario de la provincia de Buenos Aires, surge que, hasta la fecha, su uso por parte de los titulares de los Juzgados y Tribunales en lo Penal ha sido considerablemente escaso”.

“Incorporar el mecanismo de la videoconferencia para llevar a cabo las audiencias con personas privadas de su libertad tuvo como finalidad optimizar los recursos materiales y humanos y con ello mejorar la prestación del servicio de justicia a través del empleo de nuevas tecnologías”, señala.

“En atención a la situación advertida se entiende necesario ya no sólo, como se ha hecho, hacer saber y recordar que el mecanismo está disponible, sino establecer que, siempre que el magistrado, de oficio o a pedido de parte, no estimara estrictamente necesario ordenar el comparendo del detenido a la sede del Juzgado o Tribunal, lleve adelante el contacto mediante videoconferencia”, concluyó.




Comentarios