Las formaciones con presencia de este material cancerígeno fueron puestos en circulación en 2011 en la línea B.


El presidente Mauricio Macri y el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, fueron denunciados ante la Justicia federal por la compra de vagones que contenían asbesto, una sustancia prohibida y cancerígena.

Las formaciones fueron puestos en circulación en 2011 en la línea B, durante la gestión de Macri en la Ciudad, y habría tenido consencuencias en la salud de al menos cinco trabajadores, según los gremios.

La denuncia fue presentada por el ingeniero ambiental Edgardo Castro, funcionario porteño, inspector de trabajo y delegado de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE).

El presidente Mauricio Macri abraza a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal y al jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, durante un acto de campaña en agosto de 2019. Crédito: REUTERS / Agustin Marcarian.

En la misma presentación, Castro también denunció a Alberto Esteban Verra, presidente Metrovías SA, la empresa concencianria del subte; a Eduardo De Montmollin, presidente de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (Sbase); y a su jefe, Fernando Cohen, director general de Protección del Trabajo de la Ciudad.

El asbesto (también llamado amianto) es un mineral fibroso utilizado principalmente en la fabricación de tejas, baldosas, papel, en los frenos de los vehículos, materias textiles termorresistentes, envases, paquetería, revestimientos y pinturas, entre otros.

La exposición a este material aumenta las posibilidades de sufrir cáncer de pulmón, hígado, laringe, así como gastrointestinal y sus efectos pueden perdurar en el cuerpo entre 20 y 30 años.

Recientemente Colombia se unió al grupo de 57 países que ya prohibieron el uso de asbesto como Argentina, Uruguay y Chile, además de algunos miembros de la Unión Europea.

Trabajadores afectados

La Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP) informó a fines de agosto que cinco trabajadores de la línea B padecen de placas pleurales, una patología relacionada a su contacto con asbesto, material cancerígeno y prohibido en nuestro país desde hace casi 20 años.

Roberto Pianelli. (web)

En conferencia de prensa, Roberto Pianelli, secretario general del gremio informó que “luego de dos años de haber denunciado la presencia de asbesto en material rodante de la línea, logramos que la empresa (Metrovías) lo reconozca”.

Según confirmó Pianelli ya se realizaron análisis a 100 de los 550 trabajadores del recorrido B, que une las estaciones de Leandro N. Alem con Juan Manuel de Rosas, y que se constató “que cinco de los estudiados tienen placas pleurales”, es decir ensanchamiento de la pleura, que es la membrana que recubre los pulmones.

“Por suerte, no es una patología grave, ya que no hablamos de asbestosis ni cáncer de pulmón”, señaló el gremialista, y advirtió que “estamos a la espera que se terminen con los estudios del resto de los trabajadores tanto de la línea B como del resto de las líneas”.




Comentarios