La iniciativa del Gobierno se debió al aumento en los combustibles por el ataque a una de las mayores refinerías del mundo.


Luego del aumento del 4 por ciento que anunció el Ministerio de Hacienda y que comenzó a regir a partir de este jueves, en las estaciones de servicio de la Ciudad de Buenos Aires el litro de nafta súper se consigue a $45,40.

El Gobierno decidió interrumpir el congelamiento de combustibles y dejó sin efecto la medida impuesta el 2 de septiembre de este año. Es que la decisión se tomó, debido al ataque que sufrió este fin de semana en una de las mayores refinerías del mundo en Arabia Saudita, lo que provocó un aumento del 14 por ciento en el precio del barril de crudo a nivel global.

La Secretaría de Energía explicó en un comunicado que la intención es “normalizar los precios del sector, proteger al consumidor y sostener el nivel de actividad y el empleo”.

Según la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), el nuevo cuadro tarifario arranca en $45,40 (litro de nafta súper) en las estaciones Puma.

En YPF, el litro está a $45,46, mientras que el precio en Raízen -empresa que opera las estaciones de servicio de Shell– es de $45,67. Por su parte, Axion vende el litro de súper a $45,98.

Si se toma en cuenta este tipo de nafta, para llenar el tanque en Capital Federal se requiere entre $2270 y $2300.

Con respecto a la nafta premium, arrancan con un valor de referencia de $52,30 el litro en los surtidores de Puma. YPF la ofrece 15 centavos más cara y en la cartelera de Shell aparece a $52,97. Por último, Axion tiene el precio más alto con $53,28 el litro.

¿Y el gasoil? En la empresa de mayoría estatal está a $42,16 y le siguen Puma ($42,53), Axion ($43,83) y Shell ($44,68).




Comentarios