Gendarmería retiró la "supervalla", luego de que los operarios de Kimberly Clark se retiraron del lugar.


Trabajadores despedidos de la empresa Kimberly Clark cortaron durante dos horas el acceso al Puente Pueyrredón, en la subida de la avenida Mitre, como parte de un plan de lucha en reclamo de la reapertura de la planta de Bernal y “en defensa de 200 puestos de trabajo”.

Ante la anunciada decisión de los manifestantes de cortar la circulación en el acceso que une el sur de la ciudad de Buenos Aires con el partido bonaerense de Avellaneda, la Gendarmería Nacional había desplegado la “supervalla”, que ya fue levantada.

Un comunicado firmado por los delegados gremiales Patricio Lara, Diego Altamirano, Marcelo Batiato y Walter Relañez indicó que tras presentar “un plan productivo elaborado por los trabajadores, se ratificó el rechazo al Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC)”.

“Ese instrumento trucho fue presentado por una multinacional que factura millones. La empresa debe levantar el lock out y garantizar la continuidad del funcionamiento de la planta, con todos los operarios en sus puestos de empleo”, expresaron los delegados.

Los representantes de base señalaron que mientras ello no ocurra continuará “el plan de acción gremial” en demanda también del pago de los salarios y de que “el Estado utilice a través de la cartera de Producción sus herramientas para resolver el conflicto”.

El martes, los más de 200 trabajadores despedidos por el cierre de la fábrica Kimberly Clark, protestaron frente a la Secretaría de Trabajo en demanda de “la preservación de los empleos y la reapertura de la papelera”.

Los trabajadores cortaron durante horas varios carriles de la Avenida Callao al 100, en el marco del resonar de bombos, abundante pirotecnia y cánticos contra los directivos.

La compañía, con más de 25 años de presencia en el país, informó que el cierre de la planta es en “respuesta a la necesidad de adaptarse a los cambios y dirigir su estrategia a categorías de mayor valor agregado“.




Comentarios