Las imágenes captadas en la estación Pueyrredón de la línea D despertaron dudas en los investigadores.


El martes a eso de las 11 de la mañana, la estación Pueyrredón de la Línea D de subte casi es testigo de una tragedia.

Segundos antes de que la formación ingrese al andén, Andrea S., una mujer de 54 años, cayó a las vías empujada por un hombre que, según las primeras versiones, se habría desmayado.

Afortunadamente, la formación pudo detener su marcha y no hubo que lamentar víctimas fatales.

Andrea trabaja en un Jardín de Infantes y caminaba tranquilamente por el andén cuando recibió el empujón. Al caer a las vías, perdió el conocimiento de inmediato.

Los frenos de emergencia del subte funcionaron a la perfección y la formación detuvo su marcha a tiempo. Sin embargo, tras observar las imágenes de lo ocurrido, todas las miradas quedaron puestas en el hombre que la empujó. ¿Qué fue lo que le pasó? ¿Realmente se desmayó?

“Al principio, nosotros pensábamos que la habían empujado y que ella se había caído en el mismo andén. Solo eso”, relató Marcelo, el esposo de Andrea, en conversación con el canal América.

“Cuando yo llego al lugar del hecho, mi señora ya había recobrado la conciencia pero no recordaba mucho. También estaba el muchacho, con un corte grande en el arco superciliar (el hueso a la altura de las cejas)”, añadió el hombre.

Tanto Andrea como el joven que la empujó fueron derivados al servicio de guardia del Hospital Fernández.

Marcelo relató que los tres compartieron la ambulancia, ocasión que aprovechó para preguntarle al muchacho qué es lo que le había pasado. “Él me dijo ‘mire, yo me iba al trabajo y me sentía mal, por eso me estaba volviendo para mi casa’“, reveló Marcelo.

“Yo lo miré y le dije: ‘Te veo muy mal, te veo muy pálido’. Y él me respondió ‘es que me siento mal’. Ese fue el único diálogo que tuve con él, después no lo vimos más”, completó el marido de Andrea.

Los médicos constataron que Andrea, producto de su violenta caída, se fracturó el hueso sacro y sufrió un fuerte traumatismo de cráneo. El hombre, en tanto, fue internado para estudiar las causas de su desmayo y atender sus heridas en la cabeza.

Unas horas más tarde, Andrea fue trasladada a la Clínica del Sol, hasta donde se acercaron efectivos policiales para tomarle declaración.

“Estábamos acá en la clínica ayer (por el y nos llaman nuestros hijos diciendo que habían salido unos videos. No lo podíamos creer. La verdad que nosotros, hasta que no salieron los videos, no sabíamos que se había caído a las vías, pensábamos que solo se había caído en el andén”, dijo Marcelo.

La causa es investigada por el fiscal Walter López, quien en un principio dispuso retener al hombre que la empujó.

“En un principio, se había establecido una imputación por lesiones. El señor había podido quedar en libertad porque la presunción era de que esta persona tuvo un desmayo y no había ninguna conducta dirigida a provocar el resultado. Pero nosotros lo mantuvimos detenido hasta poder reunir la información suficiente hasta establecer que había sido un accidente“, sostuvo el fiscal López en declaraciones a “Telefé Noticias”.

Sin embargo, la investigación demostró que la versión del desmayo es verdadera. “Él nos dijo que no se sentía bien. Pudimos comprobar que había tenido comunicaciones previas con su mujer en las que le decía que su intención era volver a casa porque no se sentía bien“, reveló el fiscal.

Además, tras el resultado de los estudios médicos, se comprobó que el hombre tiene un problema de salud que fue el que provocó su desmayo.

“En principio, el hombre tiene una patología previa y el desmayo respondía a una fase determinada de esa patología”, completó el fiscal. En consecuencia, el hombre fue puesto en libertad el miércoles por la tarde.

“Después de haber hecho el análisis de toda la información con la que contábamos, la situación de él respondió a lo que llamamos ‘Falta de Acción’. Es decir que en principio, no hubo acción ni conocimiento ni voluntad de realizar una conducta determinada. En este caso, ni siquiera es una situación de negligencia. El desmayo provocó la caída del cuerpo y así terminó empujando a la persona”, concluyó López.




Comentarios