Según la autopsia, había sufrido golpes en la cabeza y que la data de muerte era de alrededor de 24 horas antes del hallazgo, es decir que lo mataron el domingo.


La autopsia realizada al cadáver del empresario español de 83 años que fue hallado asesinado el martes en el barrio de Barracas confirmó que fue asfixiado con una toalla y que tenía golpes en la cabeza, informaron fuentes policiales.

La necropsia a Felipe Alonso Fernández (83) se realizó en el Cuerpo Médico Forense de la Ciudad y arrojó que la mecánica de la muerte fue “asfixia mecánica por sofocación”, ya que a la víctima le colocaron una toalla en la boca y cinta aisladora en el cuello.

La autopsia también confirmó lo que el médico legista había advertido en la escena del crimen: que el empresario había sufrido golpes en la cabeza y que la data de muerte era de alrededor de 24 horas antes del hallazgo, es decir que lo mataron el domingo.

Este último dato coincide con lo manifestado por un vecino llamado Rubén, quien en diálogo con la prensa recordó que la última vez que vio a Fernández fue el domingo al mediodía, entre las 12 y 13, cuando se saludaron “con la mano de vereda a vereda”.

La principal hipótesis de los pesquisas es que se trató de un crimen en ocasión de robo y que el o los asesinos fueron a buscar algo puntual y torturaron al anciano para que les revelara dónde tenía dinero.

La sospecha es que los asesinos entraron escalando por los techos y que utilizaron una barreta hallada en la propiedad para forzar una ventana y revisar uno de los ambientes.

Fernández era dueño de tres galpones, en uno de los cuales hay cuatro camiones que se cree que también le pertenecían, y un taller de reparación de vehículos.




Comentarios