La Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas realizó una serie de medidas de fuerza en distintas localidades de la Provincia de Buenos Aires. La Unión Ferroviaria salió al cruce.


La Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas (Catac) criticó las políticas aplicadas “en perjuicio” del transporte automotor de cargas, en una serie de protestas desarrolladas en distintas localidades de la Provincia de Buenos Aires.

“Los constantes incrementos de los combustibles establecen una estructura de costos del transporte que afecta el normal desarrollo de la actividad”, señaló Ramón Jatip, presidente de Catac, al plantear que “el principal insumo del transporte automotor tiene una carga impositiva que se utiliza para subsidiar al ferrocarril“, según la agencia Télam.

El transporte ferroviario de cargas logra para la entidad “gracias a los subsidios recibidos, ofrecer una tarifa cercana al 40% del costo operativo del camión, aunque presta un servicio limitado y precario debido a la falta de inversiones y sólo para beneficio de unos pocos, en detrimento de muchos”.

(Foto: Archivo)

“Los pequeños y medianos productores reciben de los acopios el valor de su producto al cual, entre otros gastos, le descuentan el valor del flete de acuerdo a la tarifa Catac. Luego, las grandes exportadoras de granos lo envían por tren, incrementando su propio margen de ganancia y desdeñando al transportista tradicional”, explicó el dirigente.

Asimismo, expuso que las situaciones de cortes y protestas en las rutas registradas “en General Villegas con el tándem Oleaginosas Moreno y Ferro Expreso Pampeano del Grupo Techint y en Junín con “Nidera-Belgrano Cargas son claros ejemplos de lo expuesto; que se extenderá indefectiblemente a otras localidades“.

Al quitar impuestos al combustible destinados a subsidiar el tren, el transporte automotor de cargas bajaría sus costos y el tren cobraría el valor real de su servicio, el cual sería más elevado que el del camión“, sentenció Jatip.

La respuesta de la Unión Ferroviaria

La conducción de la Unión Ferroviaria (UF) denunció este martes “la adopción de decisiones que limitan el normal movimiento de los trenes en algunas líneas y procuran impedir a los productores la libre elección del modo de transporte para trasladar sus productos”, y rechazó “las afirmaciones de un empresario automotor en contra de los ferrocarriles”.

​Según la agencia Télam, los secretarios general y de Administración del gremio, Sergio Sasia y Néstor País, señalaron en un documento de prensa que “no es posible dirimir situaciones de conflicto apelando a la privación del derecho básico a la libertad y circulación, una situación que en definitiva procura llevar al enfrentamiento entre trabajadores“.

En ese sentido, los dirigentes rechazaron las declaraciones del empresario de Jatip, quien afirmó que “el ferrocarril se adueñó de forma inescrupulosa de la carga” que transportaba su sector y que “en lugar de mejorar las cosas el tren las empeoró con tarifas de transporte inferiores“.

Los sindicalistas calificaron esas afirmaciones como “lamentables” y sostuvieron que Jatip “piensa que es el dueño del transporte en la Argentina“, a la vez que condenaron sus dichos respecto de que “los trenes siempre dieron pérdida y no producen nada”.

(Foto: Twitter)

“Ello no es realista, y no sólo en la Argentina sino en los países más desarrollados, en los que los ferrocarriles son la columna vertebral del sistema de transporte. Es doloroso para los trabajadores, que siempre pregonan la solidaridad y defensa de las fuentes de labor. Los ferroviarios vivieron y sufrieron en los ’90 la concesión de los trenes, el cierre de ramales, el aislamiento de pueblos y la pérdida de miles de empleos”, puntualizaron.

Sasia y País añadieron que “el ferrocarril está hoy recuperando de forma progresiva el protagonismo, aunque aún transporta solo el 5 por ciento de la carga total, un guarismo ínfimo para una Nación que procura desarrollarse e integrarse y lograr que las economías regionales emerjan de la difícil situación y encrucijada por la que atraviesan”.

El sindicato se pronunció por “el diálogo constructivo, el trabajo conjunto para aportar a la articulación de los diferentes modos de transporte y su optimización”, por lo que propuso “un amplio debate sobre una norma regulatoria como la Ley Federal de Transporte”.

“El camino es el debate y el consenso en todas las mesas de trabajo intersectorial y, esa norma, integra la agenda de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT). Ese es el gran desafío, y no las expresiones de Jatip, que la Unión rechaza. Un país sin trenes es una Nación sin futuro“, concluyó el documento de la organización.




Comentarios