Ocurrió frente a un colegio privado y quedó todo registrado. Una mujer sufrió un desperfecto mecánico, tres hombres llegaron a ayudarla y creyeron que la habían multado. Allí, empezó el caos. (Video)


Una discusión en pleno centro de la ciudad que involucró a automovilistas, peatones e inspectores municipales terminó a las piñas luego de que se generara un malentendido por una presunta multa que en realidad no existió. 

Como saldo de la refriega, tres hombres fueron detenidos por agredir a personal de la Municipalidad y hasta la propia Policía.

Todo comenzó cuando estos sujetos llegaron para ayudarle a una automovilista a la que al parecer se le había quedado el auto en la calle por un desperfecto, justo en la calle Belgrano al 250 frente al colegio Del Huerto.

En ese lugar existen dársenas destinadas al estacionamiento del transporte escolar del establecimiento, una de las cuales fue ocupada por el vehículo que al parecer necesitaba “auxilio”.

“Cuando eso ocurre, la inspectora a cargo de la zona, a pie, le dijo que debía retirarse”, señaló Adrián Cena, subsecretario de Tránsito de la Municipalidad.

Sin embargo, la conductora adujo que el vehículo tenía un desperfecto. La inspectora le dijo que moviera un poco el auto, por la inminente llegada de los transportes escolares al lugar, y que levantara el capó para exhibir que tenía un problema.

Fue en ese momento que llegan los tres hombres para ayudar a la señora. “Ni bien bajan habrían increpado a la inspectora, con insultos, sobre el cobro de una multa”, dijo Cena, aunque la inspectora no había labrado ninguna acta a la conductora.

Los jóvenes, siempre según la versión de la Municipalidad, continuaron con los insultos, en este caso, a los inspectores que se acercaron al lugar cuando se les solicitó la documentación necesaria para poder circular.

No obstante, argumentaron que no contaban con los papeles, por lo que los “zorros grises” solicitaron la grúa para remover el auto de la calle por invadir la vía selectiva y por no tener la documentación, según señala La Voz.

A partir de allí, se pasó “de los insultos a la violencia física contra los inspectores y contra una moto Honda”, propiedad de la Municipalidad, describió Cena.

Finalmente, los tres jóvenes fueron detenidos, el municipio presentó una denuncia por agresión y daños a la moto, y solicitó a los inspectores que realicen su informe de los hechos.




Comentarios