El gravísimo hecho ocurrió el sábado 6 de este mes. Su cuerpo fue encontrado en un descampado de barrio Sol Naciente. Estaba casado y tenía una nena de muy corta edad.


Finalmente y tras 11 días de agonía, murió el joven que fue baleado en la cabeza en un asalto donde los delincuentes se llevaron su auto y lo dejaron abandonado en un descampado de barrio Sol Naciente.

La víctima se llamaba Gastón Alejandro Moya, tenía 29 años y el sábado 6 de este mes salió de su casa en barrio Cerro Norte para reunirse con unos amigos.

Lo encontraron en gravísimo estado el domingo en el lugar antes mencionado.  

Le faltaban un celular, la billetera y el auto, que fue encontrado abandonado horas después sin las cuatro ruedas.

Gastón Moya tenía 29 años, fue asaltado para robarle el auto, le pegaron un balazo en la cabeza y murió tras 11 días de agonía. (La Voz)

El lunes falleció en el Hospital San Roque pese al esfuerzo de los médicos por tratar de salvarle la vida.

Por el asesinato, el sábado pasado fueron detenidos dos jóvenes de 23 y 25 años que viven en los también próximos barrios 16 de noviembre y Argüello Lourdes, según señala La Voz.

El fiscal de feria de Distrito 4 Horacio Vázquez les imputó el presunto delito de homicidio en ocasión de robo.

Para los investigadores de la división Robos y Hurtos de la Policía, aún faltan de ser capturados al menos otros dos sospechosos.

El balazo le ingresó entre la nuca y la oreja, señal de que le dispararon desde atrás y de corta distancia. Al auto se lo robaron, lo mismo que a la billetera y el celular.

La familia pide a cualquiera que en el sector sepa algo de los autores del homicidio, que se anime a colaborar con la investigación.

Gastón tenía una esposa y una pequeña hija de 3 años.​





Comentarios