Fue el DT que más partidos dirigió a La Gloria en torneos de AFA y le dio su último ascenso a Primera en 2004.


Se fue un verdadero ídolo de Instituto. Los corazones albirrojos no olvidarán a Héctor Rivoira, el querido Chulo. El técnico que llegó a Alta Córdoba a final de 2002 y que, el 19 de junio de 2004, festejó el último ascenso a Primera División luego de ganarle con gol de oro a Almagro en el entonces estadio Córdoba repleto de hinchas de la Gloria.

Rivoira, además de un excelente entrenador, que fue el que con 112 juegos, dirigió más veces al equipo de Alta Córdoba, era una gran persona y por eseo también quedó grabado en los fanas gloriosos.

Luego del ascenso, el Chulo volvió al club dos veces. En 2007 y en 2015. Esto decía cuando asumía la dirección técnica del Albirrojo por tercera vez: 

En mayo de 2016 se despedía por última vez de la dirección técnica de Instituto diciendo: “Jamás le haría daño a un club que amo. Nosotros cobramos hasta el último día que trabajamos. Eso se lo dije a los dirigentes. Acá, por más que hubiese cláusulas, el contrato era, para mí, un papel firmado que no tenía ninguna validez”.

En ese último periódo dirigiendo a la Gloria, Rivoira recibió un gran homenaje cuando le pintaron un mural agradeciendo su paso por el club sobre una de las paredes del Monumental, sobre calle Jujuy.

Hasta un hincha se animó a hacerle una canción homenaje que se viralizó en 2016:

Un años después, cuando volvía a Alta Córdoba dirigiendo a Crucero del Norte, su último club, Rivoira fue ovacionado en el Monumental:

En redes sociales, el club de Alta Córdoba, también despidió al Chulo Rivoira




Comentarios