Lo que cuenta cuando ve jugar a los hijos con sus padres debería llamarnos a reflexionar. ¿Cuánto perdimos los mayores con la tecnología?


“Barrilete Cósmico que mantiene en vuelo a esta gran familia”, así arranca el posteo de los chicos de la página en Facebook Creatividad a la Boina, quienes se dedican a mostrar y ayudar a los vendedores ambulantes que ofrecen sus productos en la ciudad de Córdoba.

De esa manera cuentan la historia de Julio y su familia, un serigrafista que se dedica a vender barriletes en el Parque de las Naciones y cuyos productos decoran desde hace muchos años los cielos en ese sector de la Capital, cada sábado y domingo.

Paula es quien imagina los dibujos que luego Julio, recordando las lecciones de su padre, lleve a cabo en cada uno de sus voladores diseños.

Ofrece barriletes hechos 100% a mano, de manera artesanal y hasta regala un curso de vuelo para principiantes.

Lo curioso es la razón por la cual lo hace y que explica a los chicos de Creatividad a la Boina:

“Ya que parece que los celulares y tablets le han sacado la práctica a más de un papá” cuenta entre risas.

Nora aporta el lado dulce al emprendimiento, ofreciendo unos alfajores de maicena del más allá para los tripulantes que se quedan en la tierra tomando mates mientras los pequeños pilotos y sus cometas se dedican a hacer piruetas.

Si lo ves a Julio en el Parque de las Naciones, comprale un barrilete




Comentarios