La foto fue tomada este martes por la noche y se volvió viral en redes . El pequeño se llama Thiago y su madre lo acompaña cada noche en una reposera.


Amor de madre. Que todo lo puede, que todo lo vence, que todo lo cura, aún aquellas cosas que parecen imposibles de sortear y que ponen a prueba la voluntad de las personas.

Difícil es definirlo, encontrarle las palabras justas, exactas para darle una dimensión terrenal a un sentimiento infinito, que no cabe en este planeta.

Pruebas hay y muchas, se ven a diario, en el presente, el pasado y también en el futuro por qué no, en el rostro de aquellas madres que esperan un hijo.

Ese amor en muchos casos es puesto a prueba de maneras muy complejas y por razones que uno no entiende. Y las mamás están allí, respondiendo.

Thiago y su mamá, en la sala de oncología del Hospital de Niños dormidos y tomaditos de la mano. (Facebook Juan Pablo Rodríguez)

Este martes por la noche, alguien que recorre de manera constante los pasillos de la sala de oncología del Hospital de Niños se encontró con una imagen que refleja precisamente ese amor.

Y decidió retratarla como una prueba tangible de algo que, como dijimos antes, es difícil explicar con palabras.

“Esta imagen en la sala oncológica del hospital de niños, de Thiaguito con su mamá durmiendo, tomados de la mano, ella acostada en una reposera, en la habitación del hospital”, puso en su muro en Facebook el creador de la Fundación Un Tatuaje por una Sonrisa, Juan Pablo Rodríguez.

Thiago tiene “una mamá de fierro”, que es una prueba fehaciente de ese amor de madre es mas fácil de explicar de lo que uno cree. A veces, sólo basta una foto. 




Comentarios