Un chofer de la aplicación se presentó ante la Justicia argumentando que la prohibición "afecta gravemente las garantías constitucionales".


El conflicto por la llegada de Uber a Córdoba continúa generando polémica y luego de la queja de taxistas y remiseros y el amparo presentado por la Municipalidad de Córdoba, un conductor hizo una presentación judicial a favor de la aplicación.

Justamente este chofer se expresó en contra del amparo municipal y la argumentación se basa en que el servicio que presta la aplicación es “una actividad lícita”, donde el servicio de transporte privado que prestan los particulares a terceros valiéndose de la aplicación móvil no reviste carácter de “servicio público” y por lo tanto, no está sujeta a las regulaciones específicas que comprenden otras actividades distintas (como los taxis y los remises), según explicó Punto a Punto. 

Incluso, remarca que Uber “no tiene autorización para funcionar como transporte público, ni es su intención solicitarla al municipio, atento a que la normativa aplicable no la exige como requisito para permitirle coordinar el transporte privado entre particulares”.

Y explican: “pretender que las personas tengan que pedir autorización a un organismo estatal para ejercer sus derechos de propiedad de la manera que lo crean más conveniente, sin perjudicar a terceros, afecta gravemente las garantías constitucionales de los ciudadanos e importa un freno al goce por parte de la sociedad de los beneficios de los avances tecnológicos”.




Comentarios