El defensor de Belgrano habló de los problemas y bondades que trae el uso de la tecnología. Además, recordó su pasado en bondi para ir a los entrenamientos. "Todo eso dio sus frutos", remarcó.


Juan Carlos “Cocay” Salas está viviendo su momento soñado. Es que a su corta edad es el lateral derecho titular de Belgrano y hasta ya se dio el gusto de vivir la emoción de una victoria desde adentro, en el mismo Gigante de Alberdi.

El defensor de Villa Allende pasó por el programa Si Nos Dejan, que se emite por Showsport, y recordó varias anécdotas de su pasado además de contar cómo le toca vivir su presente de “fama” y las redes sociales.

“Por ahí te pueden jugar en contra las redes sociales. Si jugás un partido mal, la gente te critica mucho. Pero trato de enfocarme en lo mío”, arrancó explicando Cocay sobre el uso de su Instagram.

Pero a esas críticas, que el jugador trata de restarle importancia, la familia no las toma de la mejor manera. “Una vez se metió mi hermana y le dije que no se meta más, es al pedo. Que no les conteste”, recordó el defensor “Pirata”.

A su vez, el hombre de Villa Allende contó cómo era ir, de chico, desde esa ciudad hasta el predio de entrenamiento de Belgrano, en Villa Esquiú. “Tenía que tomar dos colectivos y era una hora y media. Era un viaje muy tranquilo, pero valió la pena. Gracias a Dios se vieron sus frutos”, contó.

Mirá el programa completo: 




Comentarios