"Hay una historia de desencuentros muy grandes entre Córdoba y la Nación", consideró.


El intendente de Villa María, el peronista Martín Gill, consideró este martes que existe “una historia de desencuentros muy grandes entre Córdoba y la Nación” y sostuvo que, si bien el peronismo en la provincia dio “libertad de acción” para los comicios de octubre, “la enorme mayoría de los dirigentes y de los intendentes” acompañan al Frente de Todos.

Lo dijo a Radio 10 tras la visita a la provincia del candidato presidencial del FdT, Alberto Fernández, para participar de la misa por el primer aniversario del fallecimiento del tres veces gobernador justicialista José Manuel De la Sota, que incluyó una reunión con el gobernador Juan Schiaretti, quien mantuvo su postura prescindente para la elección general.

“Hay una historia de desencuentros muy grandes entre Córdoba y la Nación, y eso se ha traducido entre las fuerzas políticas que gobernaron la provincia y la Nación y calaron muy hondo no sólo en la estructura de la dirigencia, sino también en el pueblo”, aseveró el intendente de Villa María, quien junto a otros dirigentes y jefes comunales del peronismo expresaron su respaldo a Fernández.

Gill indicó que si bien el oficialismo de la provincia dio “libertad de acción” de cara a las elecciones presidenciales del 27 de octubre, “la enorme mayoría de los dirigentes e intendentes” del peronismo acompañan al FdT y a Fernández.

Además, Gill dijo que “Córdoba no es estructuralmente justicialista” y remarcó que el oficialismo provincial, merced a la gestión de De la Sota, creó “una metodología para construir mayorías a partir de alianzas estratégicas y frentes electorales que representan mucho más que lo político, y se extienden a lo social y a otras variables”.




Comentarios