"Fue un partido atípico. La expulsión de Erpen cambió todo", resumió el arquero tras la derrota ante Gimnasia en Mendoza.


“En el primer gol de Gimnasia esperaba el centro, pero le pegó bien con tres dedos. Hasta allí habíamos tenido mejores situaciones nosotros y manejábamos la pelota”. El análisis de Germán Salort, figura de Instituto en la caída por 2-1 en Mendoza.

“Fue un partido atípico. La expulsión de Erpen cambió todo. Incluso con nueve lo fuimos a buscar hasta el final, algo que era imposible”, agregó el arquero en diálogo con Radio Sucesos.

Sobre su actuación, con varias intervenciones estupendas descolgando pelotas del ángulo, señaló: “Uno está para ayudar al equipo. Lamentablemente no alcanzó. Ahora tenemos que recuperarnos en Tucumán”.

Hizo referencia a lo que será el próximo compromiso de Instituto, otra vez como visitante el domingo 24 de noviembre frente a San Martín, líder de la Zona 2 de la Primera Nacional.




Comentarios