Caruso Lombardi le dio el ok como zaguero de experiencia. Pero en el club prefieren no negociar con los representantes, los mismos de Lucas Acosta.


En las últimas horas parecía destrabarse la situación para que Lucas Aveldaño retorne a Belgrano.

Ricardo Caruso Lombardi pide un zaguero con recorrido y voz de mando, y aprobó el regreso del Pela, a quien dirigió en Racing Club en 2008/09.

Aveldaño, de paso reciente por la U de Chile (club que no cumplió con la campaña esperable), mostró su predisposición para volver a vestir la casaca Celeste. Pero por ahora aguarda en Mallorca (donde tiene un emprendimiento gastronómico) una respuesta que se dilata.

Es que desde la dirigencia son reticentes a negociar con el grupo de representantes que maneja a Aveldaño, es decir la firma Rossi-Rezzónico, con Juan Cruz Oller al mando.

La resistencia proviene sobre todo del presidente Jorge Franceschi, por las reiteradas disputas con Oller. La más reciente, y todavía vigente, es por el conflicto con Lucas Acosta.

Ante esto, desde el grupo aceptaron no participar activamente en la operación y respetar el deseo del futbolista.

De hecho, en la transferencia de Tomás Guidara a Vélez, que reportó un interesante ingreso para Belgrano (casi dos millones de dólares limpios), las negociaciones transitaron sin inconvenientes.

Por eso el nombre de Aveldaño sigue instalado para ser refuerzo el 4 de enero, cuando el plantel Celeste retome las prácticas. Siempre y cuando no surjan otras ofertas, como el rumor de que Unión La Calera de Chile lo quiere en sus filas.




Comentarios