El ex zaguero campeón del mundo integró la delegación de Conmebol que inspeccionó el Kempes, de cara a la Copa América 2020.


En otros tiempos, década del ’90, se toparon en más de una cancha y hasta fueron compañeros en la Selección argentina. Oscar Ruggeri y su tocayo el Cocayo Dertycia, se volvieron a encontrar en el Kempes.

Fue en el marco de la visita del ex zaguero junto a la delegación de Conmebol al estadio que será sede la Copa América 2020.

El Cabezón visitó el Museo del Deporte, firmó el panel de los visitantes ilustres y se llevó un obsequio de manos del Cocayo, de parte de la Agencia Córdoba Deportes. 




Comentarios