El goleador y la divertida anécdota con un muñeco, el preferido del más pequeño de la familia, y que tiene un apodo muy Albiazul.


En Hunduras, lejos como pocas veces y a la vez con Talleres siempre cerca, Gonzalo Klusener mantiene la identificación con el Albiazul.

Más allá que por ahora se siente jugador, ahora del Motagua de aquel país, con 36 años piensa en otros horizontes. Y volver a Talleres siempre está latente, en un futuro quizá como entrenador.

De todo eso habló en el contacto con De la cancha al living, que se emite los jueves a la medianoche por canal ShowSport.




Comentarios