"Hay que estar en el pellejo de una persona, un niño o un adulto que necesitan un salvavidas y la obra social dice 'no se lo voy a dar'", comentó el letrado a Vía Córdoba.


En las últimas horas del miércoles comenzó a hacerse viral la situación de Sabrina Monteverde, una cordobesa de 22 años que tiene fibrosis quística y pide ayuda para conseguir un remedio que desde la obra social no le aprueban.

La joven publicó un video en redes sociales donde cuenta su situación y asegura que todo está frenado en la Justicia. Justamente su abogado, Carlos Nayi, habló con Vía Córdoba para explicar en qué instancia se encuentra la causa.

“La causa se inició en junio en plena cuarentena, es una acción de amparo que está en la Cámara Contencioso Administrativa N°2 de Córdoba”, indicó Nayi, quien desde hace años acompaña a familiares de pacientes con fibrosis quística.

“El grave problema que se presenta siempre, y que motiva esto, es la aprobación de Trikafta, un medicamento muy costoso cuya cobertura se le ha solicitado a Apross y no la brindó”, remarca el abogado.

Y explicó: “Pese a la cuarentena y receso judicial extraordinario se designó audiencia donde comparece Apross y mantiene la actitud de rebeldía de no brindar cobertura”.

Ante esa situación la audiencia se cerró y ahora un tribunal deberá resolver si Apross debe hacerse cargo de la cobertura. “Tiene seis días para resolver, todavía no vencieron y esperamos la resolución en cualquier momento”, se esperanzó Nayi.

A su vez, el letrado aclaró algo que generaba dudas y era que Anmat no aprobaba la utilización de Trikafta para el tratamiento de la fibrosis quística: “Está conseguida la autorización por parte de Anmat, la consiguió la familia. Igualmente no es argumento ni excusa. Solo queda esperar el pronunciamiento de la Justicia”.

La situación de Sabrina

Desde Vía Córdoba aún no pudimos contactarnos con Sabrina, pero Carlos Nayi comentó cómo se encuentra ella en este momento: “Está sufriendo una barbaridad, es un horror. Toda esta situación se potencia con un amigo invisible que es el temor a contraer coronavirus. Eso sería muy grave para su respiración”, enfatizó el defensor de la joven.

“Hay que estar en el pellejo de una persona, un niño o un adulto que necesitan un salvavidas y la obra social dice ‘no se lo voy a dar'”, concluyó.

Trikafta. Según publicó la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), el Trikafta es el primer tratamiento aprobado efectivo para pacientes de 12 años de edad o más con fibrosis quística. El medicamento podría beneficiar al 90% de los pacientes con la enfermedad.

Uno de los mayores inconvenientes que tiene este tratamiento es su costo, según diferentes informaciones el mismo se encuentra por encima de los 100 mil dólares. 




Comentarios