Un grupo de muchachos corrió a los uniformados que pretendían instalar un control.


En puente Yapeyú, un grupo de muchachos corrió a la Policía y los obligó a retirar el puesto de control vehícular, en un combate que quedó registrado por un vecino del sector.

Ocurrió en la noche del lunes, cerca de las 21, cuando aparecieron unos jóvenes que comenzaron a arrojar piedras a los policías que intentaban controlar a dos motociclistas y que tuvieron que correrse del lugar bajo una lluvia de cascotes y otros objetos contundentes.

Además de las pedradas, los chicos le arrojaron también los conos naranja que habían puesto los agentes para señalar su presencia a los automovilistas.

Según la versión policial, la agresión comenzó cuando trataron de quitarle las motos a dos vecinos, lo que motivó el comienzo de la hostilidad, tras la cual esos uniformados tuvieron que recibir apoyo de la Guardia de Infantería, que procedió a reprimir a los presuntos agresores.

Finalmente, el control se tuvo que instalar del otro lado del puente, para no continuar recibiendo las pedradas de los muchachos del sector.




Comentarios