"No alcanza con tres policías detenidos", expresó. Y agradeció a la multitud que se movilizó.


Un emotivo aplauso cerró la marcha convocada por el caso de gatillo fácil que arrebató la vida de Blas Correas, baleado por dos agentes de la Policía de Córdoba.

Juan, hermano del adolescente asesinado, agradeció a la multitud que se movilizó por las calles del centro cordobés. “Queríamos marchar en silencio y creo que lo logramos”.

“No alcanza con tres policías detenidos, nosotros queremos justicia en serio”, remarcó y evitó referirse a la investigación: “Ellos saben cómo deben actuar y espero que hagan lo que deben hacer”.

Conmovido, recordó a Blas como “un ser feliz, testarudo y tranquilo”. Y añadió: “Me queda todo de él, llegar a casa y verlo ahí, los momentos jugando a la play, compartir momentos con mi familia. Lo voy a extrañar mucho, pero lo voy a llevar siempre conmigo y voy a hacer justicia”.




Comentarios