El episodio se dio en la escuela Dalmacio Vélez Sársfield, donde el 15 por ciento de los alumnos llegó con rastros de alcohol en su cuerpo.


La celebración del “Último primer día” de los alumnos de sexto año de un colegio de Las Varillas y el posterior control de alcoholemia que se realizó en la institución educativa encendieron la polémica en la región ante lo que podría ser una tendencia entre los jóvenes: celebrar con excesos el inicio del tramo final del secundario.

El episodio se dio en la escuela Dalmacio Vélez Sársfield, donde “un número importante” de alumnos llegó en el primer día del ciclo lectivo con rastros de alcohol en su cuerpo.

“Lo que nos sorprendió este primer día de clases es que este fenómeno no se había visto en la escuela. Entonces, cuando vemos que un grupo particular estaba en condiciones distintas al resto les dijimos que íbamos a llamar a los padres para que los retiren”, contó Graciela Ale, directora de la escuela a Cadena 3.

“Es un fenómeno nuevo, nos sorprendió a nosotros, los sorprendió a los padres. Este ‘último primer día’, ¿de qué?, les preguntamos a los chicos“, añadió la educadora.

La cuestión es que desde el colegio se llamó a la Municipalidad de Las Varillas para que hiciera un control de alcoholemia entre los chicos y ahí se comprobó que habían llegado a la escuela alcoholizados

“Alrededor de un 15 por ciento de los alumnos tenían un grado de alcohol importante”, confirmó Gustavo Vázquez, secretario de gobierno de Las Varillas, a la misma emisora.

“Nosotros trabajamos todo el año con estos chicos, incluso tenemos un grupo de padres voluntarios que hacen controles a la salida del boliche“, contextualizó el funcionario. “No podemos mirar para otro lado y aunque a veces cuestionemos la legalidad de la medida, fue para prevención”, añadió.

La directora de la escuela explicó que tras el hecho, los padres fueron llamados a retirar a sus hijos de la escuela y que se mostraron “agradecidos” en muchos casos por esta acción. “Lo que tratamos de hacer con la familia es que estemos en la misma vereda. No es escuela por un lado y padres por el otro. Acá la cuestión es que tenemos que ponernos del mismo lado”.

Asimismo expresó la posibilidad de conversar con los padres de los chicos de quinto año para que en 2020 no se encuentren con la misma escena al iniciar el año.

¿Cómo reaccionaron los alumnos que pasaron por la alcoholemia? “Se hicieron actas acuerdo, los chicos se sintieron avergonzados, dijeron ‘nos excedimos, queremos pedir disculpas al consejo instituional, a la cooperadora’. Se sintieron en una actitud que a nosotros nos dejó tranquilos porque reconocieron que hubo un exceso y que no debería haber ocurrido”, finalizó la directora.

¿Te parece bien hacer control de alcoholemia en las escuelas?




Comentarios