Un ómnibus que trasladaba a padres, docentes y alumnos estaba atravesado en la ruta nacional N°11, impidiendo el normal tránsito porque su chofer estaba borracho


Una potencial tragedia fue evitada en primera instancia por la fortuna, cuando un chofer totalmente ebrio atravesó un colectivo con 40 pasajeros en la ruta nacional N° 11 en inmediaciones al hipódromo, provocando dificultades en la circulación.

Efectivos de la policía de la provincia de la Subcomisaría del Barrio Namqom arribaron al lugar y constataron la irregular posición del colectivo que trasladaba padres, profesores y alumnos de un colegio de la ciudad capital por lo que procedieron a indagar con el chofer, la razón de esa situación.

Comprobaron que el mismo no se podía mantener en pie, tenía dificultades para hablar y presentaba aliento etílico. Al efectuarsele el alcohotest, arrojó 2,99 g/l de alcohol en sangre. El chofer fue detenido hasta que los efectos de la borrachera le posibilitaran trasladarse por si mismo y se inició un causa contravencional en el juzgado de paz de turno.

La ocurrencia de este tipo de hechos a lo largo del país tuvo innumerables crónicas con la pérdida de vidas humanas y sobre todo de adolescentes o  niños en edad escolar al tratarse de un establecimiento estudiantil. Afortunadamente, esta vez la suerte jugó en favor y las familias, profesores y estudiantes volvieron por sus propios medios a sus hogares.




Comentarios