Las comunicaciones son con familiares y controladas por guardiacárceles.


Los internos privados de libertad que se encuentran alojados en las seis unidades penales dependientes del Servicio Penitenciario de Jujuy ya pueden acceder al uso controlado de teléfonos celulares para comunicarse con sus familiares.

La medida fue autorizada por el Comité Operativo de Emergencias (COE) provincial, dado el retroceso a la fase 1 de aislamiento social preventivo y obligatorio dispuesto en la provincia, y que provocó la restricción de visitas a los establecimientos carcelarios.

Según se informó, el procedimiento se implementa a través del personal de guardia afectado en cada penal y estará habilitado en el horario de 8:00 a 20:00 para la realización de videollamadas y llamadas.

“Por las consecuencias de la pandemia por coronavirus que azota a toda la comunidad y adhiriendo a las decisiones que ordena el Gobierno provincial, se dispuso el uso de telefonía celular de los internos para mantener el vínculo familiar” de los mismos, explicó el jefe del Servicio Penitenciario provincial, Daniel Chaile.

Los 860 internos de los seis establecimientos carcelarios de la provincia tienen la posibilidad de utilizar la telefonía móvil para “videollamadas y llamadas, en un tiempo prudencial para respetar el turno de los compañeros de celda”, agregó.

El funcionario explicó que los teléfonos celulares “son digitados y manejados por el personal de seguridad y guardia, los cuales llevan un registro ordenado del tiempo que utiliza cada detenido”.

El jefe penitenciario indicó que la medida busca “bajar los niveles de tensión y ansiedad de los encarcelados” y mantener “el vínculo con los familiares”.

En ese mismo sentido, dado que los familiares no pueden tener contacto directo con los internos, en las unidades penales se habilitó sistemas con protocolos de bioseguridad para que puedan “hacer llegar alimentos y elementos de primera necesidad”, apuntó Chaile.

Sobre ese punto el funcionario garantizó que se cumple de “manera rigurosa las normativas de prevención para evitar posibles contagios y propagación de coronavirus” en espacios de situación de encierro.

Por último, Chaile dijo que debido a la restricción de visitas se aumentó las raciones alimentarias para los detenidos con “cuatro alimentos diarios, con una colación semanal”, describió.




Comentarios