El jugador finaliza el año en el número uno del ranking mundial de esta categoría, previo a su ingreso en el circuito profesional.


El joven tenista, de 18 años y nacido en La Plata, es uno de los jugadores más promisorios del tenis argentino. en las últimas semanas: conquistó sucesivamente la Copa del Mundo Juvenil en Yucatán; luego se impuso en el torneo Eddie Herr, en Bradenton, y redondeó un magnífico sprint al obtener el Orange Bowl, uno de los certámenes emblemáticos del mundo junior, al vencer en una final argentina a Juan Bautista Torres por 6-3 y 6-0.

Thiago empezó a jugar casi desde muy pequeño en La Cumbre Tenis, el club que sus abuelos tienen en La Plata, de la mano de sus tías Vanesa y Valeria. Vanesa encabeza el equipo de trabajo alrededor de Tirante.

Tirante se consagró en el Orange Bowl (web).

También dio sus primeros pasos como profesional con participación en varios torneos futures -la menor de las categorías-, e incluso se dio el gusto de debutar en el Challenger de Buenos Aires con un triunfo.

Diestro, con revés de dos manos, contó con la mejor preparación antes de los últimos torneos del año, ya que se desempeñó como sparring de los ocho mejores del mundo en el Masters de Londres; allí pudo pelotear, entre otros, con Roger Federer y Rafael Nadal. “La vivencia con ese tipo de profesionales es muy buena, ves cómo trabajan, la intensidad y la rutina que tienen, lo bien que hacen todo, cómo se entrenan y cómo trabajan”, contó sobre aquella experiencia.

Previamente, en junio pasado, había conquistado el torneo de dobles juvenil de Roland Garros, con el brasileño Matheus Puccinelli como compañero, y también disputó el Masters junior de Chengdu. Así recibió la invitación para ser parte del Masters londinense para asistir a los mejores en la puesta a punto.

“Mi juego es mandar con el saque y la derecha, con la idea es subir a la red apenas pueda. Ahora estoy jugando más ordenado”, le había contado Tirante hace algún tiempo a La Nación.

Para los gastos de los viajes, Tirante contó con apoyo de la Asociación Argentina de Tenis (AAT) y el Enard, más el aporte de Wilson y de su propia familia.

No es la primera vez que Thiago Tirante festeja en el Orange Bowl, uno de los torneos representativos del circuito junior, el jugador surgido en La Plata ya había festejado en 2015 en la categoría hasta 14 años, cuando venció en la final al británico Anton Matusevich por 6-2 y 6-2.




Comentarios