Sandra Torres vive en Chepes y hace 3 meses pide la derivación de su hija al Hospital Italiano para ser operada. Sufre mielomeningocele.


Marcela Romina Argañaraz de 16 años sufre de múltiples enfermedades, entre ellas mielomeningocele, y se encuentra en una silla de rueda.

A raíz de sus padecimientos, ahora surgió otra afección denominada hidrocefalia, sumado a un severo problema renal y su madre debe realizarle diariamente 6 sondaje o cateterismo vesical intermitente para el drenaje de la orina, debido a su disfunción orinaria.

El mielomeningocele (abreviado MMC), es una masa quística formada por la médula espinal, las meninges o las raíces medulares acompañadas de una fusión incompleta de los arcos vertebrales (debido a un trastorno congénito o “defecto de nacimiento”), que se pueden localizar en cualquier sitio a lo largo de la columna vertebral, en el que la columna y el canal medular no se cierran antes del nacimiento, lo cual hace que la médula espinal y las membranas que la recubren protruyan por la espalda del niño.

“Mi hija fue operada en el Hospital Italiano y hasta los 13 años su calidad de vida había mejorado, pero en los últimos 3 años su salud empeora día a día, por eso pido que alguien me ayude para que las autoridades del PAMI me escuchen y autoricen la derivación así la vuelven a operar, para reconstruirle la vejiga”, explicó Sandra Torres, mamá de Romina.

Mensualmente debe gastar una importante suma de dinero para comprar las sondas y los pañales Plenitud Morada, los cuales tienen un costo de $1.700 el bolsón de 16 a unidades. A esto se suma los alimentos para una dieta especial.

La familia viene pidiendo que le autoricen la derivación al Hospital Italiano de la provincia de Buenos Aires, en busca de una operación para mejorar su calidad de vida y aún no tuvo repuestas.




Comentarios