El reclamo numeroso de los deportistas fue impulsado por la Asociación de Surf Argentina, fundada por el marplatense Fernando Aguerre.


Más de setenta surfistas se congregaron el sábado pasado en Playa Grande, Mar del Plata, para encabezar una nueva protesta y lograr su excepción a la cuarentena. Allí los deportistas se metieron al mar, respetando las distancias sugeridas para evitar contagios de coronavirus, y pidieron la respuesta de autoridades.

La jornada, denominada “Volver al mar”, fue impulsada por la Asociación de Surf Argentina (ASA), fundada por el marplatense Fernando Aguerre, actualmente titular de la International Surfing Association (ISA), quien se mostró en contra de la negativa del gobierno bonaerense en prohibir las actividades deportivas individuales en la ciudad que está en fase 4 pero tiene indicadores sanitarios “positivos”, según la Secretaría de Salud local.

La ASA señaló en un comunicado que reprodujo el sitio TN que “Mar del Plata es el único lugar de la Costa Atlántica sin habilitación para la práctica del surf”, luego de que el lunes último los deportistas regresaran al agua en el partido de La Costa, con el protocolo correspondiente.

A la fecha, la actividad ya fue habilitada en localidades como Pinamar, Villa Gesell, Mar Chiquita, Miramar, Necochea y Tres Arroyos.

La entidad ya presentó su protocolo de seguridad, la Secretaría de Salud lo convalidó pero luego el gobierno de Axel Kicillof lo denegó hasta el momento en que la ciudad balnearia alcance la fase 5, en decir, cuando sume 21 días sin contagios autóctonos de coronavirus.

Durante el período de aislamiento, muchos de los surfistas decidieron incumplir la cuarentena arriesgándose a sanciones y muchos de ellos recibieron una condena social y comentarios ofensivos por redes sociales.

La manifestación tuvo también su costado solidario: todos los participantes acercaron alimentos no perecederos para donar a los comedores barriales y a Defensa Civil de la comuna. Algunos jugadores de golf, skaters y ciclistas, se adhirieron a la protesta y fueron hasta ese mismo lugar para pedir también que se les permita practicar su deporte.

Anteriormente, los surfistas habían realizado una manifestación en Playa Bristol pero con una concurrencia menor.




Comentarios