El secretario de Seguridad, Darío Oroquieta, consideró que "se rompió" el amesetamiento de la curva de delitos registrado en el comienzo de la cuarentena.


Con un centenar de actividades habilitadas en Mar del Plata y Batán, durante el mes de julio se advirtió un incremento de los delitos, según cifras oficiales. El secretario de Seguridad, Darío Oroquieta, consideró que “se rompió” el amesetamiento de la curva de delitos registrado en el comienzo de la cuarentena.

Tras un intento de entradera donde un jubilado asesinó a un delincuente y un tiroteo en el barrio Pampa que terminó con la vida de una adolescente, Oroquieta convocó a Lucio Pintos, titular de la Policia Bonaerense Departamental, al Prefecto de zona Mar Argentino Norte y el Jefe de Operaciones de la Prefectura Mar del Plata para debatir la vigilancia en los barrios periféricos.

“Entendemos que durante el comienzo del ASPO hubo un amesetamiento muy fuerte de la curva delictiva y que en una ciudad con casi 1 millón de habitantes era de esperar que con la reapertura de actividades empezara a reaparecer el accionar delictivo“, consideró el funcionario municipal en contacto con El Marplatense.

El ex miembro del gabinete de Patricia Bullrich valoró las acciones del Centro de Estrategia en el Delito (CEMAED) para planificar las acciones de las fuerzas de seguridad.

“El trabajo sigue y en ese sentido, lamentamos que nuestra ciudad nos encuentra con 500 efectivos menos de Fuerzas Federales que realizaban un gran trabajo en los barrios periféricos. Hoy estamos cubriendo esos espacios gracias a la coordinación con la Policía de la Provincia, pero es un número importante que nos pone en una situación de desventaja con respecto al comienzo del año”, señaló Oroquieta, quien confía en recuperar efectivos de las fuerzas federales en los próximos meses.

Por último, contrastó que “cuando ocurre un hecho poco importan los números” y dijo que se reunirá con vecinalistas que le solicitaron reuniones para tratar esta problemática.




Comentarios