Con motivo de celebrar el Día del Niño, Vía Mendoza y Los Andes se unieron para recaudar donaciones que recibieron decenas de chicos del merendero de Las Heras.


En Mendoza son muchas las personas que entregan su tiempo y lo poco o mucho que tienen para ayudar a quienes más lo necesitan. Uno de esos casos es el de Verónica García, una mujer que recibe semanalmente a unos 70 chicos en su casa, a quienes les da la merienda y los atiende con mucho amor y dedicación.

Esta mujer es la responsable del merendero Corazón de Jesús ubicado en El Pastal, Las Heras. En una pequeña vivienda, Vero recibe a familias completas y los ayuda gracias a las donaciones o con lo que ella tenga para poder compartir.

Merendero Corazón de Jesús, Las Heras Mendoza. (Foto: Rocío Sileci)

“Era mi sueño, siempre fue mi propósito ayudar a quienes más lo necesitan, ya sea niños, abuelas o madres solteras. Hace tres años la situación económica me llevó a concretarlo”, contó Verónica, el alma máter de este espacio que acoge desde bebés hasta chicos de 17 años. “Algunos padres también se quedan, depende de la situación de cada uno”, agregó.

Fue en su propio patio donde Verónica montó el comedor con la ayuda incondicional de su marido, Jonathan Pascual, que cansado llegaba de trabajar y se ponía a levatar las paredes pensando en el bienestar de los chicos del barrio. “Logramos hacer un salón de 10×4 metros, pero necesitamos ayuda para terminar el techo, nos faltan palos y fenólicos, entre otros materiales. Además, la colaboración de un albañil”, pidió.

El merendero funciona en una casa de El Pastal. (Foto: Rocío Sileci)

Una tarde con los chicos del Corazón de Jesús

Con motivo de celebrar el Día del Niño, diario Los Andes y Vía Mendoza eligieron a este merendero mendocino para ayudar a través de una campaña solidaria. Algo que fue posible gracias a los juguetes y otras donaciones que acercaron nuestros lectores al edificio ubicado en calle San Martín de Ciudad.

Los juguetes fueron donados por lectores. (Foto: Rocío Sileci)

Llegó el día. En ese humilde hogar de Las Heras nos esperaban decenas de niños que asisten al Corazón de Jesús con los brazos abiertos. Entre el ruido del trabajo de los albañiles y las risas de los pequeños, compartimos una tarde especial mientras ellos disfrutaban del chocolate con bizcochuelo que ese día tenían para servirles.

La merienda es posible gracias a las donaciones. (Foto: Rocío Sileci)

Pudimos conversar acerca de qué actividades hacen cuando van a la casa de Vero, compartimos unos buenos mates y les hicimos entrega de las donaciones que gracias a la unión de todos logramos recaudar. Sonrisas pícaras, caras de felicidad y de agradecimiento de los padres, es lo que dejó esa jornada en El Pastal. Sin dudas, y gracias a la unión de distintos corazones solidarios, este podrá ser para ellos un festejo del Día del Niño diferente.

En Corazón de Jesús, como en todos los comedores y merenderos, es todo a pulmón y se sostiene gracias a la solidaridad de la gente. Verónica recibe a los más de 70 chicos los lunes, los miércoles y los viernes a las 18. “Y los sábados también cuando las donaciones así lo permiten”, explicó. Es que solo recibe mercadería cuando ella lo pide a través las redes sociales y es por eso que todo lo que pueda sumar, es bienvenido.

El espacio está en construcción. (Foto: Rocío Sileci)

La idea es fija: ver a los chicos sonreír. “Todas las historias de acá son una experiencia hermosa. Los niños del comedor son mi otra familia, cada sonrisa me llena el corazón. El año pasado festejamos el Día del niño y no sabés la felicidad que tenían los niños al recibir un juguete, me llenaban el alma”, deslizó emocionada.

Cuando le pedimos que nos hable de los chicos que van al comedor se le llena el pecho de orgullo a tal punto que se le escapa por los poros. “¡Son un amor!”, dice rapidito sin pensar demasiado la respuesta. Ella los adora y se le nota a simple vista. “¡Imaginate! son chicos de zona rural, van al colegio y después les encanta jugar a la pelota o hacer distintas actividades. Vienen acá, comparten, se ríen”, dijo sonriente.

El merendero es un espacio de contención para los niños. (Foto: Rocío Sileci)

Necesitan de tú ayuda

Independientemente de este día, los chicos de Corazón de Jesús necesitan ropa, abrigos, zapatillas y alimentos no perecederos.

Los niños agradecerán tu colaboración. (Foto: Rocío Sileci)

Las donaciones durante todo el año pueden llevarse al merendero ubicado en la Ruta 40, kilómetro 3320, El Pastal, Las Heras. Tel de contacto: 0261 – 156735180 (Verónica).

Por: Rocío Sileci y Luciana Guzmán 





Comentarios